Quantcast

Abogados Extranjeristas piden a Exteriores que defienda a Helena Maleno

La Asociación de Abogados Extranjeristas han señalado, este jueves, que el Gobierno español «no puede permitir» el trato que está recibiendo la activista y fundadora de la ONG ‘Caminando Fronteras’, Helena Maleno, tras ser deportada de Marruecos y, por eso, reclama a Exteriores que se «implique activamente» en su defensa.

Maleno denunció esta semana que había sufrido una «deportación violenta» del país africano, donde reside con sus hijos desde hace casi 20 años, y también el «hostigamiento» que soporta desde hace años, tanto desde las autoridades marroquíes, como desde las españolas, por su labor en la defensa de derechos humanos de las personas migrantes.

La fundadora de ‘Caminando Fronteras’, conocida por alertar desde Marruecos a Salvamento Marítimo cuando una patera se encuentra en el mar en su camino hacia España, ha asegurado que el Ministerio del Interior era conocedor de esta deportación y ha señalado que no se siente protegida por el Ejecutivo.

Para los abogados extranjeristas, esta «injusta» expulsión de Maleno está «claramente orquestada desde España» y es por eso que, además de la implicación de Exteriores, llaman al «resto de ministerios españoles» implicados en la materia a informar con la «máxima transparencia sobre lo ocurrido» y a «depurar responsabilidades pendientes por la operación».

COMPLICIDAD DE ESPAÑA

Estas acusaciones de complicidad de los abogados extranjeristas se basan, según han explicado en un comunicado, en los antecedentes del Gobierno para «intentar eliminar la actividad» de Maleno «intentado encarcelarla en Marruecos por su molesto papel de defensora de derechos humanos».

«Se intentó eliminarla del mapa mediante denuncias falsas e informes chapuceros con los que se consiguió imputarla por no se sabe muy bien qué delitos, pero no se consiguió, porque Marruecos no permitió que las jugadas sucias de algunas cloacas de nuestro Estado socavaran su integridad hasta encarcelarla», acusa la asociación a las autoridades españolas.

Ahora, señalan, estas autoridades españolas «no podrán quejarse» de la situción de Maleno, porque en la legislación del país se recoge «la posibilidad de expulsar sumariamente a personas por ser meramente molestos al Estado», explican.

«Todo ello acompañado de un procedimiento en el que ni tan siquiera ha mediado una comunicación o una somera motivación, y en un contexto de absoluta inseguridad jurídica y personal, con un auténtico chantaje ejercido sobre una menor, al retener a la niña durante mucho tiempo antes de permitir su viaje junto a su madre», han denunciado.