Quantcast

Cómo hacer las patatas fritas perfectas con muy poco aceite

Las patatas fritas son el complemento perfecto para acompañar cualquier receta que prepares. Por ello, en esta ocasión te explicaremos las diferentes maneras de destacar tu propia guarnición socorrida de patatas fritas para realizarlas en casa y disfrutar en tus comidas junto a tu familia y amigos.

Ingredientes

patatas fritas
  • Patatas para freír.
  • Aceite de oliva o de girasol.
  • Sal.

Preparación  

  • Pela las patatas y córtalas en palitos más o menos del mismo tamaño. Puedes utilizar una mandolina la cual incluye unas cuchillas con las que puedes cortar las patatas en palitos es de lo más sencillo, pero de igual forma puedes hacerlo con un cuchillo.
  • Colócalas a remojar en un bol con agua fría durante 5 minutos para que suelten el almidón y así evitar que después se peguen unas con otras.
  • Sécalas muy bien con papel de cocina o con un paño.
  • Pon abundante aceite a calentar, ya sea en freidora o en la sartén. Puedes utilizar la freidora y ponerla a unos 140ºC, pero si lo haces en sartén esta temperatura es cuando introduces una patata y burbujea de forma constante y sin dorarse para nada, y por supuesto que el aceite no humee.
  • Debes cocinarlas alrededor de 5 minutos. El punto perfecto es cuando puedas atravesar una patata con un cuchillo y la sientas tierna.
  • Saca la cesta de la freidora y retíralas a un plato con una espumadera si estás con la sartén, y sube la temperatura. En la freidora es hasta 180ºC, y en sartén sin que llegue a humear el aceite pero que esté bastante caliente, de forma que las patatas se doren en cuestión de 2-3 minutos. Están listas cuando se vean doradas a tu gusto, aunque vigílalas bien porque cambian de color muy rápidamente.
  • Escúrrelas y déjalas en una bandeja amplia con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite. Se sugiere una bandeja amplia para que no estén amontonadas y para que se escurra bien el aceite y así conseguir que queden lo más crujientes posible.
  • Es en este instante cuando todavía están calientes que deberás echarle sal al gusto por encima y listo.