Quantcast
domingo, 16 mayo 2021 8:11

De la pasión a la obsesión: deportistas que sufrieron el acoso de sus fans

-

El deporte es una de cosas a las que las personas dan mucho valor en la actualidad, aunque para los deportistas como tal en ocasiones sea un verdadero calvario el tipo de vida que llevan. Los aficionados dan mucho valor a lo que hacen los jugadores del deporte al que son más apegado y lo ponen en un tipo de pedestal que puede convertirse en una cruz para ellos en algún punto; porque si bien es verdad que gozan de fama, dinero y mucho prestigio, ellos también pueden someterse a calamidades que las personas normales no deben cargar.

Lo ocurrido con Ángel Di María y el robo que sufrió recientemente en su casa, un mal que ha asolado a varios futbolistas al saberse la gran cantidad de dinero que ganan y la razón por las que se convierten en blanco de ladrones, es un buen ejemplo de que la fama de los deportistas también trae consecuencias negativas. El acoso al que se ven sometido por algunos dementes es algo que ha sucedido a lo largo de los años, pero en ocasiones esa locura va más allá y ha causado muchos problemas a varios deportistas que se ven atrapados en situaciones muy difíciles de sobrellevar.

Anna Kournikova fue acosada por un demente

Esa belleza llamaba mucho la atención

Entre las razones más comunes para que las deportistas sean acosadas se debe, más que nada, a su increíble belleza y eso es un peso que también suelen cargar. Una de las víctimas de acoso más sonadas fue la extenista Anna Kournikova, que su época en las pistas levantaba pasiones por su talento; pero también lo hacía por su hermosura. De hecho la rusa después tendría una buena etapa como modelo debido a toda la expectativa que generaba.

Ese perfil llamó mucho la atención de un loco llamado William Lepeska; este mendigo de 40 años vivía obsesionado con la rusa y la persiguió durante varios meses, al punto de que incluso le llegó a mandar cartas con contenido sexual en ellas. El acoso escaló hasta niveles tan desproporcionados que Kournikova lo tuvo que denunciarlo hasta que lo arrestaron. Al final, lo condenaron a 40 años de internamiento en un centro psiquiátrico para tratar sus problemas mentales.