Quantcast

La primera jornada de cierre perimetral en Alicante se salda con 66 denuncias de la Policía Local

Los agentes de la Policía Local de Alicante han interpuesto un total de 66 denuncias por incumplir el cierre perimetral, en la primera jornada de entrada en vigor de la medida establecida por la Generalitat.

Se han establecido controles de vigilancia de las entrada y salidas de todos los accesos con agentes que interceptaron un total de 3.791 vehículos, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

El dispositivo de seguridad de Policía Local se mantendrá todo el fin de semana, con controles de tráfico en diez puntos de vigilancia y equipos de seis policías hasta las 06.00 horas del lunes. Los incumplimientos de esta norma puede conllevar sanciones de hasta 600 euros.

Del total de intervenciones, durante la tarde se impusieron 58 actas a personas que incumplían el cierre perimetral controlando un total de 3.721 vehículos interceptados en los diez puntos de control, y en la noche se levantaron ocho actas, con una movilidad más baja donde se pararon 70 vehículos.

El dron de la Unidad de Medios Aéreos no Tripulados (UMANT) estableció una vigilancia activa aérea durante todo el día y logró interceptar a un vehículo que al parecer pretendía saltarse el control situado en la avenida de la Universidad.

El vehículo se salió de la carretera que llevaba al punto de control, por un camino secundario de tierra, y el dron localizó el vehículo y realizó una persecución. Los agentes de la Policía Local lograron interceptarlo y fue sancionado.

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, José Ramón González, ha agradecido a todos los ciudadanos “el gran cumplimiento que han realizado del cierre perimetral” y a la Policía Local “el excepcional trabajo realizado en cada control”.

El edil ha apelado una vez más a “la responsabilidad y conciencia de cada uno en el cumplimiento de las medidas de seguridad para hacer frente a esta pandemia y frenar la tercera ola de contagios, extremando las medidas de seguridad en nuestras playas, se deben mantener las distancias de dos metros, no estar en grupos de más de dos personas y pedimos usar mascarillas e higiene”.

La Policía Local mantendrá durante toda la jornada del sábado los controles policiales para asegurar el cierre perimetral, y también un operativo en las playas de San Juan, Albufereta, Postiguet, junto con los voluntarios de Protección Civil, con binomios de agentes patrullando por la arena con los quads, con un refuerzo de agentes, así como en los paseos para evitar aglomeraciones, y se realizarán vigilancias itinerantes por toda la ciudad controlando los grupos de personas, y recuerdan que queda limitada la movilidad a un máximo de dos personas, salvo que se trate de convivientes.

SEIS FIESTAS EN VIVIENDAS

Durante la noche también se disolvieron seis fiestas en viviendas. La Policía se desplazó a la avenida de Santander, Inmaculada del Pla, Barón de Finestrat, Padilla, Fotógrafa Pilar Cortes y Los Pueblos. Tramitó denuncias por ruido y obligó a desalojar las fiestas.

Asimismo, Policía Local intervino a las 03.40 horas en la avenida de Xixona, donde una patrulla interceptó un turismo con ocasión de las restricciones a la movilidad. Su conductor dio positivo en la prueba de alcoholemia y fue denunciado por ello y por incumplir el toque de queda, y su vehículo retirado a depósito.

OTROS INCIDENTES

Junto a estas intervenciones la Policía Local, a las 22.00 horas se desplazó para atender un accidente en calle México, donde se vieron implicados una motocicleta y un turismo, y resultó herido el conductor de la motocicleta que fue trasladado al hospital.

Asimismo los agentes también se desplazaron a las 03.50 horas a una urbanización privada de la calle Camino del Faro, donde un vehículo estacionado en una zona con cierta pendiente se puso en movimiento, sin conductor, al parecer por un fallo en los frenos, e impactó contra la puerta de hierro de entrada a la urbanización, provocando desperfectos en la misma y desplazándola hacia la calle.

Al lugar acudieron patrullas de Policía Local, una grúa municipal y una dotación de bomberos del Ayuntamiento de Alicante, que tuvieron que cortar la puerta con una máquina radial, dado el peligro de caída a la vía pública.