Quantcast

Qué fue de Alyssa Milano, la ‘bruja’ más aclamada de ‘Embrujadas’

Embrujadas fue una de esas series que marcó una época. Originalmente, la serie fue emitida por el canal estadounidense The WB durante sus ocho temporadas que abarcaron desde el 7 de octubre de 1998 hasta el 21 de mayo de 2006. Como recordarán los espectadores y los nostálgicos de la televisión de principios de siglo, los 178 episodios de Embrujadas narraban la vida y aventuras de las tres hermanas Halliwel: Piper (interpretada por Holly Marie Combs), Prue (cuyo papel recayó en la actriz Shannen Doherty) y Phoebe (a la que daba vida la actriz Alyssa Milano). Casi quince años han pasado desde el final de Embrujadas, y va siendo hora de echar la vista atrás y preguntarse qué fue de ellas.

De las tres brujas que tantos buenos momentos nos hicieron pasar ninguna era tan carismática y aclamada como Phoebe, justamente la interpretada por la actriz Alyssa Milano. Tanto como ella como sus hermanas se protegían en la serie de los ataques de brujos y demonios recurriendo a lo que llamaban «El Poder de Tres». Al contrario de lo que ha sucedido a muchas otras series de televisión, Embrujadas no ha caído en el olvido. En el año 2012, por ejemplo, Embrujadas era la segunda serie más vista en suscripción en servicios de televisión de pago. En 2018, para conmemorar el 20º aniversario del estreno de la serie, la cadena que la emitió estrenó una nueva versión de la serie. Pero nada que ver con la original.

De Embrujadas a Me llamo Earl

alyssa-milano

En un principio Milano interpretaba en la serie a la pequeña de las Halliwell. Las cosas en la trama de Embrujadas dieron un vuelco cuando Shannen Doherty, después de las tres primeras temporadas, abandonó la serie. A partir de ese momento los guionistas se vieron en la obligación de redimensionar el sentido de Embrujadas. En ese momento, Phoebe y, por tanto, Milano se convirtió en el personaje principal de la serie. Cuando terminó definitivamente Embrujadas, Milano no tuvo grandes problemas para continuar con su carrera como actriz.

El primer lugar en el que recayó tras terminar su papel como Phoebe fue en la mítica serie de humor Me llamo Earl. Durante diez episodios de la tercera temporada ejerció de Billie Cunningham, la efímera esposa de Earl que muy pronto se cansó de tener que soportar a un hombre tan lerdo. Aún le quedaba mucha vida y muchas interpretaciones por delante, pero durante unos años decidió pararse a pensar y descansar un poco de las cámaras.