Quantcast

Carmena culpa de la suciedad en Madrid a la falta de civismo y los contratos del PP

La alcaldesa de Madrid y candidata a la reelección por Más Madrid, Manuela Carmena, aseguró este viernes en el Fórum Europa que en la actual corporación municipal se han “dejado la vida” en mejorar la limpieza en las calles de la capital y culpó de la suciedad a la falta de civismo de los ciudadanos y a los “contratos a la baja” del anterior Ejecutivo, del Partido Popular.

Así lo afirmó durante su intervención en este desayuno informativo, organizado en la capital por Nueva Economía Fórum, donde apuntó que le duele mucho que haya un debate constante y que se afirme que Madrid está sucísima, porque “a mí me dicen que no es así cuando hablo con gente de fuera”.

Carmena comentó que el Gobierno municipal anterior hizo unos contratos a la baja de limpieza, en los cuales “las obligaciones de los contratistas eran reducidas y el nivel de limpieza en Madrid era muy reducido”.

Por ello, “cuando fuimos conscientes de lo que nos encontrábamos, nos hemos dejado la vida para mejorar la limpieza y hemos conseguido mejorarlo”, aunque reconoció que “es posible que no hayamos llegado al nivel óptimo”, pese a recalcar que “está muy por encima de la calidad establecida en el contrato”.

La alcaldesa comentó que lo datos muestran que, en el momento en el que entran los contratos a la baja, en el que los propios contratistas “decidían que no todos los días iban a limpiar las calles, figura que, en los años 2014 y 2015, la percepción ciudadana se hunde”.

Tras ese periodo, continuó la candidata de Más Madrid, “desde el 2016 hemos ido subiendo”. Por ello, “aunque no hemos llegado al nivel óptimo, necesitamos más tiempo, pero llegaremos”.

RESPONSABILIDAD DE LA GENTE

Carmena indicó que son conscientes de que es imposible que se produzca el llegar al anhelo y al deseo de conseguir la ciudad como nos gustaría de reluciente si la ciudadanía no asume su responsabilidad”.

En este sentido, señaló que les ha llamado la atención la cantidad de colillas que hay en el suelo de las calles y, por ello, “siempre llevo ceniceros en el bolso”. “Cuando veo a alguien que tira la colilla al suelo, me presento, digo que soy la alcaldesa y da resultado, le regalo un cenicero con la promesa de que nunca más van a tirar una colilla”.

Por último, Carmena demandó que los ciudadanos asuman que no se pueden tirar colillas, que no se puede dejar la basura fuera de los cubos o que no se puede hacer pis en la calle. A este respecto, informó que han hecho un estudio y han evaluado que la mayoría de las personas sancionadas por orinar en la calle eran “jóvenes universitarios que decían que no sabían que no se podía hacer pis en la calle”.

(SERVIMEDIA)