Compartir

El alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida, consideró “gravísimo” desde el punto de vista del Estado de derecho que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, “fulmine” al responsable de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil, el coronel Diego Pérez de los Cobos, “sencillamente porque no le convencen los informes que se envían a un determinado juzgado cuando está investigando a cargos del Gobierno”.

La destitución se produce tras saberse que este Cuerpo elaboraba un informe sobre la manifestación del 8-M y después de que se hayan celebrado varias caceroladas frente a los domicilios de miembros del Gobierno.

Así lo indicó en declaraciones en Onda Madrid recogidas por Servimedia donde lamentó el paso del Marlaska “heroico” del ‘caso Faisán’, al Marlaska como ministro del Interior, donde constató que “ha habido una transformación radical a peor” y aseguró que, con este caso, “ha cruzado la raya”.

Además, añadió que se ha producido un hecho “gravísimo” ya que “menoscaba la independencia y la integridad que deben de tener las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cuando actúan como Policía Judicial para el esclarecimiento de eventuales delitos”.

En este sentido, se preguntó si Marlaska, como juez, hubiese aceptado que se hubiera destituido a una persona que trabajaba como policía judicial en su juzgado porque no le gustara el informe al Gobierno de turno.

Por ello, lamentó que Marlaska “haya cambiado tanto desde la imagen que teníamos todos de él como juez con el ‘caso Faisán’ y con tantos casos contra ETA que ha instruido admirablemente, a la situación en la que en estos momentos se encuentra”.

De este modo, continuó el alcalde, el mensaje que se está mandando a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es el de que tenga “mucho cuidado” porque ya se ve qué ocurre con “el que haga un informe que no le guste al Gobierno en el seno de un procedimiento judicial donde se deben única y exclusivamente al mandato de la autoridad judicial”. A este respecto remarcó que se está diciendo que “cuidado” porque “os vamos a destituir como no nos gusten los informes que estáis mandando”.

CONSECUENCIAS POLÍTICAS Y JUDICIALES

El alcalde de Madrid señaló además que se trata de una “intromisión gravísima” en el poder judicial” y añadió que “no sólo en una cuestión política”, sino también en una jurídica, porque “la Ley Orgánica del Poder Judicial es bastante clara sobre cuáles son las consecuencias de la decisión que se ha tomado”.

Preguntado por esas consecuencias, el regidor madrileño respondió que “establece que cuando uno está actuando como policía judicial, no puede ser destituido”. En este sentido, “es obvio las razones por las que ha sido destituido, que es porque no les ha gustado los informes que se han hecho sobre la manifestación del 8-M y la autorización por parte de la Delegación del Gobierno en la ciudad. No le cabe la menor duda a nadie”.

IMPUTACIÓN DELEGADO DEL GOBIERNO

Sobre la imputación del Delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, por la autorización de la manifestación del 8-M en Madrid y otras concentraciones ese mismo fin de semana, Almeida apuntó que “cuanto menos hablemos de los procesos judiciales, mejor”.

En este sentido, abogó por que el proceso acabe “como tenga que acabar” y “dejemos la investigación en manos del juez y sin intromisiones”.

Almeida indicó que, “partiendo de la base de que fue un error cualquier evento multitudinario ese fin de semana, tiene lógica que se investigue cómo se pudo dar un error de esas consecuencias”

(SERVIMEDIA)

 

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cesó este lunes al responsable de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil, el coronel Diego Pérez de los Cobos, por “pérdida de confianza”, según informaron a Servimedia fuentes de este departamento. La destitución se produce tras saberse que este Cuerpo elaboraba un informe sobre la manifestación del 8-M y después de que se hayan celebrado varias caceroladas frente a los domicilios de miembros del Gobierno.

Las fuentes consultadas indicaron que Interior comunicó el relevo a Pérez de los Cobos en las últimas horas. Al mismo tiempo, desde Interior se indicó que todavía no hay relevo designado y no se sabe cuándo se le sustituirá al frente de una de las principales áreas de actuación del Instituto Armado.

En este sentido, la sustitución del responsable de la Guardia Civil se produce después de que la semana pasada se conociese que este Cuerpo de seguridad está elaborando, por encargo de la juez Carmen Rodríguez Medel, titular del juzgado 51 de Madrid, un informe dentro del sumario que investiga si se cometió algún delito al no prohibir la manifestación del pasado 8 de marzo en la capital con motivo del Día de la Mujer.

En esta causa se trata de determinar si la Delegación del Gobierno en Madrid o el Ministerio de Sanidad infringieron la ley al no prohibir la marcha del 8-M, ya que según denunciantes personados en el proceso esto habría sucedido al haber sido advertido estos cargos públicos del riesgo de pandemia por Covid-19 y de que este virus se extendiese en grandes concentraciones de personas.

Al mismo tiempo, otro asunto con el que se ha visto relacionada la Guardia Civil de Madrid en los últimos días es la protección de domicilios particulares de ministros ante las caceroladas ciudadanas. A este respecto, la vivienda del vicepresidente Pablo Iglesias en Galapagar (Madrid) fue vigilada con varios coches de la Benemérita tras iniciarse las protestas de la población frente a este inmueble.

(SERVIMEDIA)