Compartir

Unos centímetros de más o de menos entre la cama y el cuello, pueden alterar la postura, el sueño y traer todo tipo de problemas de salud. Una simple almohada puede reducir la calidad del descanso e impactar negativamente en nuestra vida.

Presta atención a los siguientes consejos porque serán de gran utilidad.

1El objetivo de usar una almohada es mantener la cabeza en una posición de alineación neutral

Sin estar doblada hacia adelante o hacia atrás, el tamaño de la almohada es absolutamente vital. Si tu almohada es demasiado alta: hará que los músculos del cuello se estiren y la columna se curve en la parte superior, el cuello estará rígido y dolorido cuando despiertes y puede presentarse dolor de cabeza. Además, la respiración se puede ver obstruida y aparecer ronquidos (que no sólo pueden interrumpir tu sueño, sino también el sueño de los demás). Si la almohada es demasiado baja: hará que los músculos del cuello se hundan y la columna vertebral se curve hacia abajo en la parte superior. Esto causará dolor de cuello, rigidez y dolores de cabeza.

Atrás