Quantcast

Sálvame: este colaborador se queja de que no le llaman para trabajar

Los colaboradores de un programa, sea el que sea, no son miembros fijos del mismo. Es decir, que pueden ir o venir, dependiendo de muchos factores: su popularidad, la audiencia que generar, el carisma que aportan a un espacio o, cómo no, lo bien o mal que caigan a los responsables de la producción.

Por eso, no resulta extraño que algunos colaboradores sean más frecuentes que otros en programas diarios como Sálvame. Aunque claro, esto suele no ser del agrado de todo el mundo…

Mensaje claro

Sálvame: este colaborador se queja de que no le llaman para trabajar

¿Qué sucede cuando un tertuliano no es convocado habitualmente a un programa de televisión en el que participa? Pues, como es lógico, eso depende del tertuliano en cuestión. Habrá algunos que tengan muchos otros proyectos, y que incluso agradezcan el respiro, y otros para los que suponga una catástrofe laboral o económica.

Y, por supuesto, tampoco faltan aquellos que ven en su falta de popularidad un problema en muchos sentidos, y que incluso no dudan en cargar o dejar “mensajitos” cuando tienen la oportunidad. Eso fue lo que ocurrió recientemente en Sálvame, ni más ni menos.