Quantcast

Qué es la tos de las perreras

Si sientes que tu compañerito de vida de cuatro patas parece que tuviera tos, como si estuviera resfriado, es posible que esté sufriendo de una condición que los veterinarios conocen muy bien, y que ha sido llamada tos de las perreras, y como es una dolencia común, en este artículo vamos a decirte verdaderamente que es, las formas en que se contagia, comentarte sobre algunos tratamientos y sobre medidas de prevención.

¿Qué es la tos de las perreras?

¿Qué es la tos de las perreras?

La dolencia de los perros a la que se ha denominado tos de las perreras, es en realidad una enfermedad llamada traqueobronquitis infeciosa canina y compromete las vías respiratorias de nuestros peludos amiguitos. Puede ser una afección de origen bacteriano o vírico, que tiene como síntoma principal una tos seca y continuada en el perro.

Se trata de una enfermedad que es muy contagiosa aunque solamente entre los perros, por lo que los humanos no corren ningún riesgo en caso de su mascota se enferme. Ciertamente el nombre de la dolencia impone, pero podríamos decir que es lo que más se parece a los que comúnmente puede ser descrito entre los humanos como un resfriado.

A primera vista, se podría pensar que esta afección es una enfermedad leve o poco peligrosa, pero sin los debidos cuidados, puede conducir a complicaciones graves si no es tratada a tiempo, pudiendo convertirse en una severa neumonía, que puede ocasionar el fallecimiento de nuestro perrito.

¿Por qué se le dice tos de las perreras?

Se le dice tos de las perreras porque esta dolencia es transmitida por medio del aire cuando existe contacto directo entre canes y es común que se desarrolle entre perros que se encuentren alojados en protectoras de animales o en refugios, donde conviven juntos muchos animales, de modo que es más fácil que la bacterias y los virus se propaguen, pero no se relaciona en modo alguno con una creencia equivocada de que los perros no estén bien atendidos o cuidados y que se encuentren en malas condiciones.

Hay que tomar en cuenta que los resfriados entre los humanos se presentan de igual forma, por mucho que nos hayamos cuidado, de este modo, aunque nuestra mascota viva con nosotros en casa, sin tener contacto con otros perros, se encuentra expuesto y puede contraer esta dolencia. De hecho, la puede contraer por un simple paseo en un parque, o cuando haga una excursión con nosotros a la montaña o a la playa.

¿Existen otras formas en las que nuestro perro puede contagiarse?

Hay que advertir que no existe una sola forma de contagiarse de la tos de las perreras, aunque existen elementos que agravan esta dolencia. Antes hemos mencionado la permanencia del animalito en un refugio, una protectora de animales, pero también se pueden contagiar en una residencia canina y quizás te interese saber las confesiones que hicieron los veterinarios sobre tus mascotas.

Otro aspecto a considerar es que el perro se encuentre expuesto a determinado tipo de situaciones, como mucho frío, cambios de temperatura bruscos, humo de tabaco o altos niveles de estrés, pues todos estos factores hacen que el sistema inmunológico de nuestra mascota se resienta, haciéndolo más propenso al contagio de tos de las perreras.

Pero si el frío es uno de los elementos causantes de esta enfermedad, el período de verano también puede ser el responsable de que desciendan los niveles de defensa de nuestra mascota. Si se bañan en ríos, piscinas o playa y permanecen mojados por más tiempo del que es aconsejable, lo que podría contribuir a que sufrieran un gran resfriado.

¿Cuáles son los perros que se encuentran más expuestos a esta enfermedad?

¿Cuáles son los perros que se encuentran más expuestos a esta enfermedad?

El caso es que la tos de las perreras puede afectar a los canes de todo tipo de razas y de edades, pero los que están más expuestos a sufrir de esta dolencia son los cachorros, por causa de que no han desarrollado aún las defensas que si tiene un perro mayor, de modo que son más propensos a sufrir de esta dolencia, por lo que si de das cuenta de que tu amiguito tiene una tos seca constante, lo que debes hacer inmediatamente es llevarlo a tu veterinario de confianza.

¿Hay otros síntomas que demuestre que nuestro perro está enfermo?

En caso de que tu mascota tosa constantemente y se trate de una tos seca que es intensa, ese es el primer llamado de atención respecto al contagio de tu mascota. Es posible que la tos se presente junto con esporádicos vómitos que se producen por las arcadas y hasta pueden expulsar espuma de color blanco por las fauces. Otro síntoma es que el perrito estornude frecuentemente, sufra de afonías y tenga secreciones nasales u oculares.

En cuanto al comportamiento y al estado de ánimo de nuestra mascota, es normal que en principio no se vea afectado, pero si se deja que la dolencia avance, es posible que el perro se muestre apático, que pierda las ganas de comer o inclusive que sufran fiebres. Es importante que al presentarse el síntoma más pequeño, llevemos a nuestra mascota al veterinario de confianza.

En caso de que nuestra mascota ya esté sufriendo de fiebre, probablemente algunos órganos internos pueden estar comprometidos, lo que puede llevar a que desarrolle neumonía, lo que puede tener un desenlace fatal para nuestro amiguito.

¿Cuál es el tratamiento que debe seguirse en caso de que tu perro tenga tos?

Es importante llevar al perro al veterinario, porque sólo así será posible determinar cómo ha avanzado en su organismo la tos de las perreras, ya que se trata de una dolencia sintomática, que requiere fijar un tratamiento acorde con el grado de los síntomas que presente el perro, de modo que es necesario que se ajusten las dosis de la medicación para cada caso.

Normalmente la tos de las perreras se trata con la prescripción de jarabes para la tos y antibióticos, y lo normal es que luego de una semana de tratamiento nuestra mascota debería estar totalmente restablecida.

Si tenemos varios perros y uno de ellos presenta los síntomas, o ya ha sido llevado al veterinario y su diagnóstico es de tos de las perreras, hay que separarlo de los demás perros, porque hay que recordar que esta enfermedad se transmite por el aire gracias al contacto directo con animales afectados, así que el perro enfermo debe permanecer a pare hasta que se haya curado.

¿Existen medidas de prevención?

La primera de ellas es vacunar anualmente a tu mascota, y el veterinario es el indicado para prescribir la vacuna que debe ser administrada, además se debe mantener al perro con una buena alimentación y una higiene adecuadas, de modo que su sistema inmune sea fuerte y pueda rechazar a las bacterias y a los virus.

En caso de que tu mascota sufra de alguna condición crónica, como una enfermedad del corazón o una afección pulmonar, esto los hará más débiles, por lo que la vacuna es lo más indicado para ellos, y si va a pasar un tiempito en una residencia canina, no dejes de vacunarlo.