Quantcast

City Poké, cuando el emprendimiento y la actitud se unen

Tito Perelló, un empresario valenciano de 24 años, aprendió en su familia la cultura de la dedicación y la valentía para mirar siempre adelante. Con ello, ha logrado el éxito con su negocio de pokés, la comida hawaiana de moda.

¿Quién dijo que comer rico y sano no era compatible? Bajo este principio, Tito Perelló, un joven valenciano de 24 años, inauguró en 2018, con tan solo 19 años, el primer City Poké, un restaurante cuyo plato estrella es el poké hawaiano. La oferta gastronómica se compone de comida 100% natural, al ser el único restaurante de pokés en el que todas sus recetas están libres de azúcares añadidos, ultraprocesados y fritos.

Esta apuesta por la comida hawaiana es apta para todos los gustos y paladares que quieran saborear algo diferente. El poké es un plato que se ha convertido en una estrella gastronómica. Consiste en boles que el cliente puede personalizar a su gusto: partiendo de una base de arroz blanco, integral, quinoa o mézclum, se puede optar por una gran variedad de verduras y toppings como el atún, el pulpo, la gamba o el salmón para después darle el toque con una deliciosa salsa de mango, soja, coco, naranja…

Actualmente, son nueve los locales de City Poké que se distribuyen en el panorama nacional. Nueve locales, de los cuales cinco son propios y cuatro franquiciados, que funcionan día a día ofreciendo una buena experiencia de cliente. Valencia, Castellón y Badajoz son las ciudades que disfrutan de esta rica experiencia gastronómica (por ahora). La marca se encuentra en pleno proceso de expansión, tanto con proyección nacional como internacional.

Uno de los motivos que propiciaron la cocina hawaiana dentro de las preferencias de los consumidores a nivel mundial es que se trata de un estilo culinario que puede satisfacer la demanda creciente de platos refrescantes y saludables. Existe un público cada vez más amplio que busca llevar un estilo de vida sano, para el que la alimentación equilibrada y con productos frescos es esencial.

Este proyecto empresarial surge del ejemplo de dedicación que Tito aprendió en su familia. En su casa siempre vivió la entrega y visión que requiere dedicarse al mundo de los negocios. De este aprendizaje y de un viaje a Los Ángeles con amigos, surgió City Poké, una empresa donde la actitud es la clave del éxito.

A día de hoy, con un negocio consolidado que factura por encima de los dos millones de euros al año y sesenta trabajadores a su cargo, el joven valenciano ha conseguido levantar City Poké trabajando y superando las dificultades. Para Tito, la clave está en disfrutar haciendo lo que se hace y, solo así, un negocio puede triunfar.