Quantcast

Los errores que cometes siempre que lavas los platos a mano

Probablemente seas parte de ese gran porcentaje de personas que detestan lavar los platos a mano. Tienes que saber que muchas son las personas que detestan tener que realizar esa actividad, porque no es nada agradable enfrentarte a una torre de platos y cacharros sucios y engrasados y tener que usar un jabón anti-grasa que probablemente te reseque las manos.

Pero, seguramente no se te había ocurrido que esa actividad, que parece tan simple, tiene una técnica y que es probable que lleves toda la vida haciéndolo mal y por eso hoy venimos a explicarte el método correcto para que laves los platos a mano y salgas ilesa del intento. He aquí los errores que normalmente cometes:

Usas el agua fría

Usas el agua fría

Los profesionales y expertos concuerdan en que lo mejor para que los platos, los vasos, los cubiertos y los calderos queden desinfectados y sin bacterias es usar agua caliente. El agua que está fría no va a eliminar las impurezas o suciedad con la misma eficacia. Lo ideal es que la temperatura con la que laves los platos esté a unos 80º, porque con eso se garantiza una higiene total de los útiles de cocina.

Lo que sucede es que corres el riesgo de quemarte las manos, así que te recomendamos que uses guantes, o que des una primera enjuagada de todo con agua caliente y luego laves a fondo con agua templada y vuelvas a enjuagar con agua caliente. Por eso los lavavajillas resultan ideales, porque pueden usar agua caliente en todo el proceso.