Quantcast

La Universidad de Valencia interrumpe las actividades de cooperación académica con Rusia

La Universitat de Valencia ha decidido interrumpir las actividades de cooperación académica con Rusia, según expuso la rectora de la institución, Mavi Mestre, durante la presentación de su informe al Consell de Govern del pasado jueves, en el que también informó de la suspensión de las actividades del Centro Ruso de la UV y de la recepción y envío de estudiantes en el marco de programas de movilidad, incluyendo los de doble titulación, con universidades rusas.

En la reunión, donde se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la invasión, Mavi Mestre informó de las medidas de respuesta a la guerra, coordinadas con los centros de la UV con otras universidades españolas con programas de colaboración con universidades rusas, así como del programa en el que trabaja la UV para dar apoyo a las víctimas de la invasión militar, condenada por la institución.

«La Universitat de Valencia está al servicio del desarrollo intelectual y material de los pueblos, del progreso del conocimiento y de la paz», establecen los Estatutos de la Universitat de Valencia, que ha condenado esta «violación del derecho internacional» y apela al «comportamiento fraternal establecido en la Declaración de los Derechos Humanos, así como a la defensa del derecho a la libertad y la seguridad de las personas».

«CRISIS HUMANITARIA SIN PRECEDENTES»

Según Mestre, la invasión «ha desencadenado una crisis humanitaria sin precedentes desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y nos hace recordar el miedo a la amenaza nuclear de los tiempos más duros de la Guerra Fría, que no han vivido numerosas generaciones de europeos y europeos», afirma la rectora en su informe.

«El gobierno ruso debe entender que su actuación militar, ilegal, criminal, irrespetuosa con las personas, debe tener consecuencias», considera, y señala que la primera es la interrupción de las actividades de cooperación académica de la UV pero «tratando de no perjudicar a las personas en la mayor medida posible».

Según han señalado fuentes de la institución actualmente hay dos estudiantes de la UV en Rusia, a los que se ha recomendado la vuelta, y en la UV hay diez alumnos rusos procedentes de distintos programas de movilidad internacional, a cuya disposición se ha puesto la UV para que vuelvan a sus países de origen. En este contexto, la entidad precisa que se suspende y no se rompe esa colaboración porque hay que evitar los perjuicios a los alumnos tanto en la UV como en Rusia.

La rectora informó también en la reunión de acciones adicionales de apoyo a ONG. Las acciones desarrolladas por la UV forman parte de un plan integral en el que se está trabajando y que incluye la predisposición a acoger miembros de la comunidad universitaria ucraniana, incluyendo estudiantado e investigadores, prestando servicios de atención psicológica, asesoramiento legal y social, traducción y formación lingüística, apoyo educativo y su incorporación a nuestra Universitat.