Quantcast

Villacís dice que «hay que beber mucha lejía» para no reconocer la violencia contra las mujeres

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha espetado que «hay que ser muy conspiranoico o beber mucha lejía» para no reconocer la violencia contra las mujeres.

Villacís se ha pronunciado así minutos antes de que se enzarzase en una discusión con representantes de una asociación que reivindicaba «respeto para los hombres» tras el minuto de silencio seguido en la Plaza de Cibeles por la última mujer asesinada, esta vez en Pozuelo de Alarcón, presuntamente víctima de violencia de género.

En el minuto de silencio han participado representantes de toda la Corporación, excepto Vox. El resto de formaciones, con el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, a la cabeza, se han puesto detrás de una pancarta en la que se podía leer ‘Basta ya. No a la violencia de género’. Una vez más, la concejala de Vox Arancha Cabello ha secundado el minuto de silencio, pero a unos metros de la pancarta.

Villacís ha reivindicado que estuvieran en la Plaza de Cibeles ante el último asesinato machista «la mayor parte de los grupos representando a los madrileños y eso es muy importante porque revela que como sociedad se ha avanzado y conseguido el propósito, estigmatizar este tipo de violencia y, sobre todo, a los agresores».

Esto le ha llevado a remarcar lo sucedido en el último Consejo Local de Seguridad, en el que el portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, «preguntaba a los policías cuántas mujeres habían sido agredidas y por qué no decían la cantidad de hombres agredidos. La policía le contestó que había 76 hombres agredidos frente a 505 mujeres agredidas».

«Yo le pregunté a la policía por qué no daba datos de hombres violados. Es una realidad: hay que ser muy conspiranoico o beber mucha lejía para no verlo y reconocerlo», ha lanzado contra Vox.

NO PATRIMONIALIZAR A LAS MUJERES

La vicealcaldía ha destacado que la mujer asesinada en Pozuelo había denunciado a su agresor y se quería divorciar de él, lo que le ha llevado a instar a «seguir abordando el Pacto contra la Violencia Machista a nivel nacional y municipal».

«Hay que abordarlo entre todos y no dar un paso atrás y por mucho que haya espontáneos que cuestionen una realidad evidente, que nosotras sufrimos más violencia y más violaciones, vamos a seguir con la misma determinación reconociéndolo y combatiéndolo», ha aseverado.

También ha cargado contra la «guerra de manifestaciones entre partidos políticos tratando de patrimonializar a las mujeres». «A nosotras no nos patrimonializa ningún partido político porque cada una de nosotras nos defendemos, ya nos representamos a nosotras mismas», ha declarado.

«Yo no necesito ni que me represente el PSOE ni Podemos, siempre defenderé que nos representamos a nosotras y que no tiene que haber un partido que, fruto del sectarismo, haga que vuelva a romperse el consenso en una causa fundamental que es de todas y todos», ha zanjado.