Quantcast

El Vaticano pide que la preparación del Sínodo no sea un «debate parlamentario» o una reunión «autorreferencial»

El Vaticano ha adelantado que el 98% de las Conferencias Episcopales y de las Iglesias Orientales de todo el mundo han designado a una persona para que se ocupe del proceso de escucha que ha pedido el Papa a la Iglesia católica, si bien ha alertado del peligro de que la preparación se convierta en un «debate parlamentario» o en una reunión «autorreferencial».

Así lo ha explicado la Secretaría General del Sínodo de los Obispos del Vaticano en un comunicado publicado tres meses después de la apertura del proceso sinodal, en el que han expresado una «gran satisfacción» ante el progreso a nivel local.

La evaluación del Vaticano se ha hecho a partir de los resultados que surgieron de las reuniones con los encargados sinodales de todo el mundo organizados por la Secretaría General del Sínodo de los Obispos en noviembre-diciembre de 2021.

El Vaticano ha identificado «la necesidad de formación» especialmente «en la escucha y el discernimiento» como uno de los retos más frecuentes para evitar que el Sínodo se reduzca «a un debate parlamentario» o una reunión donde se preconice «la autorreferencialidad».

«Una iglesia sinodal es una iglesia misionera en la que cada bautizado se siente corresponsable de la misión de la Iglesia», añade.

Del mismo modo, se ha hecho hincapié en la necesidad de encontrar nuevas formas de mejorar la participación de los jóvenes y de implicar también a los que viven al margen de las instituciones eclesiásticas. Finalmente, se ha constatado en algunas partes cierta «desorientación expresada por parte del clero».

«En conclusión, puede decirse que la novedad del proceso sinodal suscita ciertamente mucha alegría y dinamismo, pero también una serie de incertidumbres que deben ser abordadas. Cada vez hay más conciencia de que la conversión sinodal a la que está llamado cada bautizado es un proceso largo que durará más tiempo que el proceso en sí. Desde muchos sectores se desea que el camino iniciado a nivel local continúe a lo largo del proceso sinodal y mucho más allá, para que la comunidad eclesial pueda hacer cada vez más tangible la sinodalidad como dimensión constitutiva de la Iglesia», concluye.

El proceso de consulta abierta en la Iglesia católica culminará en el año 2023 con la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos en Roma, que lleva por título ‘Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión’.