Quantcast

El diputado de UPN Sergio Sayas niega haber roto con la disciplina de partido

El diputado de UPN Sergio Sayas que ayer votó en contra de la convalidación de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados después de que su partido hubiera anunciado que la apoyarían tras llegar a un acuerdo con el Gobierno ha negado que él y su compañero de filas, Carlos García Adanero, hayan roto con la disciplina de partido porque votaron con la información que tenían.

«Si el señor Esparza no nos da una decisión ni nos da ninguna información no tenemos ninguna disciplina de voto. Nuestro voto es absolutamente libre porque estamos votando con la información que tenemos«, ha trasladado en una entrevista en Telecinco.

El parlamentario navarro ha reconocido que no llamaron al presidente de la formación, Javier Esparza, al igual que él tampoco se puso en contacto con ninguno de los dos diputados, ha matizado. Así, ha reiterado que no va a entregar su acta de diputado porque han cumplido a «rajatabla» con los Estatutos del partido.

Acerca de cuándo decidieron el sentido del voto, Sayas ha explicado que empezaron a hablar entre ellos la tarde anterior, cuando todavía no tenían decidido el voto, «pero sí lo tenían bastante claro». Sin embargo, no fue hasta que se produjo la llamada de la secretaria general de UPN, Yolanda Ibáñez, cuando determinaron que votarían en contra del decreto.

«A nosotros nos llama la secretaria general diez minutos antes de que se comunicara a los medios de comunicación el sentido del voto. Nos dice que ha llegado a un acuerdo con el Gobierno, pero que no nos puede contar el contenido del mismo«, ha relatado el diputado de UPN, que ha añadido que le dijeron lo que consideraron «oportuno».

Fue a partir de ahí cuando empezaron a hablar entre ellos, ha explicado Sayas, que ha aclarado que, finalmente, fijaron el sentido del voto el jueves por la mañana. Preguntado por el motivo que les llevó a no desvelar que votarían en contra, ha deslizado que querían ver el mapa de toda la votación y que «fue un día con mucha presión mediática«.

Además, ha asegurado que «lo que acordó el Comité Ejecutivo el otro día es que se facultaba a los tres máximos dirigentes de UPN a hablar con el Gobierno para lograr un acuerdo que llevase al PSOE a la dificultad de los acuerdos con el nacionalismo y que ese acuerdo tenía que ser contable y contundente«.

«Lo que no puede ser es que en un momento en el que nuestro voto es decisivo y el PSOE pide políticas de Estado, nos diga que las políticas de estado son dónde quiere y cómo quiere el PSOE«, ha zanjado.