Quantcast

Cómo hacer un falso alioli que sabe igual que el original y no engorda nada

“España huele a ajo”. La frase, pronunciada por Victoria Beckham cuando vivía en Madrid, recoge el sentir de muchos extranjeros que no están acostumbrados a incluir este elemento en su gastronomía. Aquí, sin embargo, es parte esencial de nuestra dieta y productos como el alioli así lo atestiguan.

Parte de lo malo que ocurre con esta salsa es que suele ser bastante grasienta, de ahí que no se recomiende a personas que estén en un régimen. Sin embargo, hoy en QUÉ! vamos a explicarte cómo preparar un alioli que no engorde pero que esté igual de rico que el original. ¿Es posible? Ten por seguro que sí.

QUÉ ES EL ALIOLI

Aunque el chovinismo nos lleve a pensar que el alioli es un invento español, ciertamente no es así. Esta es una receta que se encuentra en todo el Mediterráneo, especialmente en Francia y en Italia. De hecho, se cree que los inventores de esta mezcla fueron los antiguos egipcios.

El nombre tan particular de esta salsa se debe a la combinación de dos palabras: ‘ail’, que vendría significando ajo y ‘olive’ que sería oliva (aceite), los cuales son los ingredientes principales para su preparación. Si se varía la receta lo suficiente, sin embargo, conseguiremos el mismo sabor con muchas menos calorías. Te explicamos cómo.

Alioli, cómo prepararlo