Quantcast

Cómo hacer unas patatas bravas con alioli para chuparse los dedos

Las patatas bravas sin son toda una revelación en los restaurantes y bares; sitios en los que suelen disfrutarse acompañadas de un par de cervezas. Ahora bien, hay unas patatas bravas que son servidas sin la salsa que les da su nombre; sino más bien, son acompañadas de un delicioso y cremoso alioli. 

Estas patatas son consideradas como una de las tapas favoritas por todos y ante esto son muy solicitadas en las tascas. La buena noticia es que tú también puedes hacerlas y disfrutarlas no solo con un par de tragos, sino también como acompañantes de tus comidas favoritas. Quédate a descubrir cómo puedes hacerlas realmente divinas.

El alioli: la salsa predilecta y más tradicional

El alioli es en definitiva una de las salsas predilectas en los hogares españoles y de hecho, en muchos se conserva la forma auténtica de su preparación en mortero. 

El alioli aparte de ser sabroso, es también muy sencillo de hacer. Dientes de ajo, aceite y sal son solo los ingredientes necesarios para dar vida a la más rica salsa que combina de manera perfecta con todo tipo de carnes y recetas. Combinado con patatas, el alioli es toda una delicia y si son bravas, mucho mejor.

Cómo hacer unas patatas bravas con alioli para chuparse los dedos
Foto: PNG Free