Quantcast
sábado, 27 noviembre 2021 12:09

Los 3 posibles destinos de Hazard fuera del Real Madrid

Lo de Eden Hazard y el Real Madrid ya no hay quien lo remedie. Actualmente, el que fuera el estrella del mundial de Rusia de 2018 con la selección belga no está… ni se le espera. Realmente porque desde su llegada al club del Santiago Bernabéu no ha estado, lo que ha hecho que su nivel de confianza cayera a un nivel del que ahora se encuentra bajo mínimos. En los primeros compases de este curso se le disfrutó de algún atisbo de lo que fue, pero no duró demasiado.
Con él se han vivido lesiones múltiples, fallos de rendimiento, falta de motivación, algunos problemas de peso… que no han cambiado en este tiempo. Y en ello, el Real Madrid ya sabe que necesita su marcha, y algo de lo que el jugador también lo sabe. Ante esto, los blancos buscan el mejor postor para colocarlo lo antes posible, y hoy ya hay tres claros postulantes. Lo repasamos.

El rendimiento de Eden Hazard hace estragos en el Real Madrid: su salida es más clara

Eden Hazard salida Real Madrid

La historia de Eden Hazard en el Real Madrid es una que se repite, pero de la que ahora puede llegar a su final. El conjunto blanco pagó 100 millones de euros por él en 2019, después de ganar la Europa League con el Chelsea y ser octavo en el Balón de Oro de 2018.

Por delante en esa lista estaban Modric, Cristiano, Griezmann, Mbappé, Messi, Salah y Varane. Era la estrella mundial más asequible y el movimiento más lógico. Lo que pasó a partir de la firma ha sido una desgracia para el jugador y para el club.

Una cadena de lesiones y mala suerte con aquella entrada de Meunier en el Madrid-PSG de noviembre de 2019 como punto de partida. El pasado está claro, pero, en noviembre de 2021, ¿cómo está el presente de Hazard? Si está sano, ¿por qué no juega? Pero la realidad es que no se puede entender su presente sin su pasado. Porque desde aquel partido ante el PSG, el octavo mejor futbolista de 2018 no ha vuelto a ser el mismo. Y quizás nunca lo será. Eso también lo tienen claro en Chamartín, donde han terminado de asumir la realidad del belga: sin paso y sin suerte. Y su salida se abre, ahora más que nunca.