Quantcast

Pedro Zarraluki vuelve a la novela después de casi 10 años con ‘La curva del olvido’

El escritor Pedro Zarraluki ha publicado ‘La curva del olvido’ (Ediciones Destino) después de casi diez años de sacar su última novela en marzo de 2012 y siete desde su última publicación — el libro de relatos ‘Te espero dentro’–, en una obra que profundiza en los problemas, angustias y esperanzas de dos generaciones distintas durante el verano del 1968 en Ibiza.

El autor, que ha presentado su libro este viernes en el Café Salambó de Barcelona –establecimiento del que es uno de los promotores–, ha explicado que el título de la novela está inspirado en un término de la psicología que dice que cada recuerdo tiene una curva del olvido diferente con ‘tempos’ distintos.

‘La curva del olvido’ cuenta la historia de dos padres, uno viudo y otro separado, y sus dos hija, que en julio del 68 llegan a Ibiza en barco desde Barcelona y se instalan en un hostal solitario en una apartada cala: «He querido poner dos generaciones de lado y profundizar en qué miedos, esperanzas y problemas suceden a una generación y a la otra», ha explicado el autor.

«Me pareció más radical que fueran dos hombres y dos mujeres», ha especificado Zarraluki, que ha detallado que los dos hombres tienen un pasado común con sus más y sus menos, y también las hijas son completamente diferentes a pesar de que se han criado juntas: una es muy vitalista y la otra es mucho más tímida y sensible a las cosas que le rodean.

Aunque escrita en tercera persona, tiene un narrador que, para Zarraluki, piensa mucho y se mete en los ‘flashes’ que remiten al pasado de los hombres que va desvelándose a lo largo del relato, y consigue de esta manera que aparezcan las dos mujeres y madres de los protagonistas: «Quería que estuvieran presentes aunque no aparezcan».

DOS GENERACIONES

La editora del libro, Anna Soldevila, ha descrito el choque generacional como dos amigos de 50 años que miran para atrás, y dos chicas jóvenes que miran hacia delante y, para ella, en un escenario de calma como el de la historia «todo puede aparecer».

Para Pedro Zarraluki, este es un buen momento para hablar de las diferencias generacionales: «Los que tenemos casi toda la vida por detrás hemos tenido mucha suerte y un bienestar relativo. Los jóvenes ahora crecen con un gran problema de vivienda y trabajo, entre otros», ha reflexionado.

Sobre el escenario de la novela, Ibiza es un espacio que conoce mucho y además, le venía muy bien para encerrar a los cuatro personajes en una cala y un hostal solitario, de modo que el lector puede ir conociendo a los personajes a medida que avanza la novela como la sensación de «entrar en una fiesta en la que no conoces a nadie», ha asimilado el autor.

También ha hablado del papel que juegan los personajes secundarios como el camarero cuyo sueño es ser cartero o la dueña del hostal: «Son un apoyo para los personajes principales y también aportan un toque de humor», ha sostenido.

VUELTA A LA NOVELA

Zarraluki ha gestado esta novela durante 2 años y medio y ha explicado que los meses de confinamiento le fueron bien para el desarrollo de la historia que ya había empezado: «Cada día me iba a Ibiza», y ha añadido que este es uno de los libros en el que se ha sentido más a gusto con los personajes.

Sobre los casi diez años tras la publicación de su última novela, el escritor ha ironizado que la vida es muy rápida y él es muy lento, por lo que le ha costado encontrar una idea que le pusiera los motores en marcha, mientras que sobre futuras novelas, ha explicado que tiene ya alguna idea: «Tengo ganas de conocer otros personajes, de entrar en otra fiesta con desconocidos», ha zanjado.