Quantcast
miércoles, 8 diciembre 2021 7:28

Desiré Cordero, la ex de Cristiano y Correa que ahora seduce a Mario Casas

-

Hay ocasiones en las que las Wags salen del mundo deportivo, pero no abandonan del todo lo que es la fama. Más o menos así ha hecho Desiré Cordero, que tras convertirse en ex de Cristiano Ronaldo y de Joaquin Correa, entre otros hombres relacionados al fútbol; ahora ha decidido pasarse a la actuación y ha encontrado el amor con Mario Casas. En las últimas semanas se ha especulado mucho e incluso hay imágenes que colocan a la ex Miss España saliendo de la casa del afamado actor. Tras años ligada al deporte ahora salta al otro tipo de galaxia; sin embargo, eso no quiere decir que la modelo deje de impresionar con su esplendorosa belleza. La sevillana continúa enamorando a todos sus seguidores en redes sociales con su hermosura y ahora disfruta del amor con un Mario Casas que sin duda tiene mucha suerte.

Como una de las influencer más importantes de España, la vida de Desiré Cordero permanecerá ligada al mundo de las Wags; esto debido a que su popularidad ha crecido mucho gracias a las relaciones que ha mantenido a lo largo de los años con alguno futbolsitas. De hecho, su última pareja ha sido el argentino de la Lazio, con el que estuvo desde el 2018 hasta inicios de este año; pero ahora ha dado un paso al costado y ha buscado relacionarse en otra esfera. No obstante, eso no quita que su magia continuará hechizando todos esos admiradores que ha acumulado a lo largo de los años; porque definitivamente ese cuerpazo es de un nivel que muy pocas pueden alcanzar.

Recostada en la playa hace magia

Obviamente que Desiré Cordero sigue acumulando seguidores en su cuenta de Instagram con cada día que pasa. Sus posados espectaculares demuestran ese carisma y buen sentir que tiene con la cámara; pero tal como ha quedado claro, en la playa es que puede dejar que se vea ese estilo y clase que tiene. Su presencia ilumina todo y sea como sea, solo embellece más el paisaje. En esta instantánea presume de figura al recostarse a la orilla de la playa luciendo un bikini de tonos grises, negros y marrones, que asemejan mucho a la piel de una serpiente; pero tal como una víbora sabe como envolver a sus admiradores para hacer que enloquezcan más por ella. Esa expresión tan provocadora completa una foto de la que, no hay dudas, es un rostro con un sensualidad desmedida.