Quantcast

Lasaña de mejillones: Cómo hacerla y cuánto tiempo tarda

La lasaña es un plato ideal para compartir en familia, su sabor es único y versátil, puedes variar su preparación dependiendo de los ingredientes con los que cuentes en casa y tener resultados realmente alucinantes. En esta ocasión te voy a presentar una lasaña de mejillones que te hará agua la boca.

Aun cuando muchas veces pensamos que la lasaña es un plato de origen Italiano, la verdad es que su origen es griego; de allí, precisamente viene su nombre, el cual proviene del vocablo lasanon con el cual nombraban los griegos a las vasijas donde cocinaban la pasta.

Esta pasta puede ser preparada con los más variados ingredientes y resulta sumamente apetitosa cuando se le combina con los mejillones; estos moluscos marinos de concha dura, aparte de ser realmente ricos, son una fuente rica en vitamina C, fósforo y omega 3, además aportan minerales que son beneficiosos para la salud.

¿Sabías que los mejillones son recomendados para tratar la depresión?; así es, por su alto contenido de vitamina B12, los mejillones son excelentes aliados para tratar los trastornos depresivos, así mismo también ayudan a fortalecer el sistema inmune, ya que estimulan la producción de glóbulos blancos.

Lasaña de mejillones

Lasaña de mejillones: Cómo hacerla y cuánto tiempo tarda

Esta nutritiva lasaña de mejillones es una verdadera exquisitez que no te puedes perder. Teniendo todos los ingredientes en orden, su preparación no excede los 20 minutos.

Ingredientes

mejillones
  • 1 Kilo de mejillones con concha
  • 8 láminas de lasaña
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 300 grs de espinacas
  • aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Sal al gusto
  • Queso rallado

Ingredientes para el tomate frito

ingredientes
  • 2 kilos de tomate pera maduros
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Sal al gusto
  • 1 Cucharada de azúcar

Ingredientes para la salsa bechamel

Harina
  • 40 gamos de harina 
  • 50 gramos de mantequilla
  • 500 ml de leche
  • Sal
  • Pimienta negra 
  • Nuez moscada

Preparación de la salsa de tomate frito

sofrito

1.- Lo primero que debes hacer es pelar y picar los dientes de ajo, lo mismo haces con los tomates.

2.- Coloca en una olla un poco de aceite de oliva virgen extra y sofríe por unos minutos. Luego añade el tomate picado, agrega sal y deja cocer por una hora a fuego medio removiendo constantemente.

3.- Los tomates se van a reducir y van a tomar un aspecto más cremoso, verifica la sal y una vez se haya cocinado, pasa la salsa por un colador chino para retirar la piel del tomate, de esta manera obtendrás una salsa más fina.

4.- Agrega la cucharada de azúcar para equilibrar la acidez, añades un poco de aceite de oliva virgen extra y lleva al fuego nuevamente hasta que reduzca aún más.

5.- Una vez cocido retira del fuego y reserva.

Preparación de la salsa Bechamel

bechamel

1.- En una olla coloca 50 gramos de mantequilla, deja que se derrita por el calor, agrega 40 gramos de harina de trigo y con ayuda de una varilla mezcla bien por unos 3 minutos a fuego bajo.

2.- Agrega la leche caliente al roux y sube el fuego, pero mantente removiendo constantemente para evitar que se pegue a la olla, una vez que tome consistencia, sazónala con pimienta negra, nuez moscada y sal al gusto, revuelve hasta que se integren los ingredientes, retira del fuego y reserva.

Si en la preparación de la bechamel algo no sale muy bien y te queda con algunos grumos, no te preocupes, todo tiene solución conoce cómo puedes solucionar una bechamel con grumos.

Preparación de la lasaña con mejillones

preparación

1.- En una olla añade agua y llévala a fuego alto, vierte los mejillones y déjalos hervir por unos 5 a 7 minutos, luego déjalos reposar y con un cuchillo retira la concha y reserva la carne.

2.- Pica la cebolla muy fina y el diente de ajo, en una sartén agrega aceite de oliva virgen extra y sal. Cuando esté caliente vierte la cebolla y el diente de ajo picados, deja que se cocinen y agrega 300 gramos de espinacas cortadas.

3.- Una vez se cocinen por unos 3 minutos, vierte 4 cucharadas de la salsa de tomate frito que se preparó previamente, añade los mejillones, agrega sal y pimienta al gusto y deja que se cocinen hasta que tomen la consistencia deseada ni muy líquida ni muy seca. Al obtener la cocción deseada, retira del fuego y reserva.

4.- En una olla con agua hirviendo cocina las placas de lasaña por unos 3 minutos, luego cuela y deja enfriar cuidando que las láminas de lasaña estén separadas. Mientras hierbes la lasaña, enciende el horno y colócalo a una temperatura de 220°C.

5.- En un molde rectangular agrega un poco de aceite de oliva virgen extra y riégalo por toda la superficie del molde.

6.- Coloca una base de placas de lasaña, sobre esta base coloca sofrito con mejillones y colocamos otra placa de lasaña y sobre esta segunda capa añade salsa bechamel que tienes reservada. Continúa hasta llegar a la última capa de lasaña, cúbrela con salsa de tomate frito y queso rallado para gratinar.

7.- Lleva al horno por unos minutos hasta que gratinen bien y retira del fuego.

8.- Permite que la lasaña repose por unos cinco minutos y ya puedes disfrutar de este espectacular plato.

Si deseas añadir un sabor extra y excepcionalmente rico, puedes agregarle gambones, que combinan muy bien con mejillones e incluso puedes hacerla con merluza. Una de las virtudes de la lasaña es precisamente esa, puedes adaptarla a los gustos de los comensales, ya que en el sofrito puedes reemplazar las espinacas por pimiento verde y rojo y variar o ajustar todos los ingredientes a tu elección.

Guarniciones para acompañar la lasaña de mejillones

Pan integral

Para acompañar este delicioso plato tienes muchos sabores para elegir, puedes acompañar con ricas rebanadas de pan con ajo, las cuales haces rápidamente tostando rebanadas de pan con mantequilla ajo y perejil. Puedes seguir la receta y hacer un crujiente pan con ajo en casa.
También puedes servir esta espectacular lasaña de mejillones con espárragos empanizados, espárragos al limón e incluso servirla en compañía de una fresca ensalada de mango y aguacate. Al ser una lasaña con mejillones, los sabores tropicales presentes en la ensalada encajarán de maravillas.