Quantcast

Aceite Usado: La clave para reutilizarlo y aprovecharlo

El aceite es uno de los ingredientes que no puede faltar en tu cocina, el mismo está presente en la mayoría de platos que preparamos; ahora bien, en muchos casos no sabemos cómo aprovecharlo al máximo sin poner en riesgo nuestra salud, ni conocemos las formas en que podemos contribuir con el medio ambiente. 

Según estimaciones realizadas, apenas un litro es capaz de contaminar 1000 litros de agua, esto se debe a que el aceite no es soluble en el vital líquido; tomando esto en consideración, y si sumamos el costo que representa al presupuesto familiar reponerlo en la despensa de forma frecuente, es mejor que tomemos medidas para su efectiva reutilización.

¿Es conveniente reutilizar el aceite?

El aceite de cocina no se debería reutilizarse sin tomar algunas medidas previas. Al calentarse, este cambia su estructura molecular, lo que puede llevarlo a ser nocivo para la salud.

Ahora bien, existen medidas que pueden ser tomadas para reutilizar el aceite y aprovecharlo al máximo sin perjudicar nuestro organismo; mientras que, al mismo tiempo se colabora con la economía familiar y se otorga un respiro al medio ambiente. 

Aquí te daremos algunas claves para que puedas reutilizar el aceite de forma segura y sin alterar el sabor de tus comidas.

Claves para reutilizar el aceite

olivas negras

Lo primero que debes hacer es conocer los tipos de aceite que existen, de esta forma sabrás exactamente el potencial que tiene para ser reutilizado de forma efectiva.

Existen alrededor de catorce tipos de aceites, entre los más utilizados en la cocina española tenemos

  • Oliva
  • Girasol

El mejor aceite de cocina es el aceite de oliva virgen extra; ello se debe a la gran cantidad de nutrientes y grasas sanas que lo componen. Además que para comenzar a ahumarse es necesaria una temperatura mucho mayor que con el resto de los aceites.

En España el consumo de aceite de oliva es superior en comparación con otros lugares del mundo, esto se debe a que en el país europeo se producen varios tipos de este aceite, y al mismo tiempo su costo es menor con relación al valor en otros países.

En segundo lugar tenemos el aceite de girasol, el cual es más accesible a nivel económico que el aceite de oliva, e igual que este, el proceso de ahumado del mismo también depende de altas temperaturas.

Temperaturas máximas

aceite caliente

Un aspecto importante a tener en consideración, es la temperatura máxima que deben alcanzar los aceites comestibles. Cuida que el aceite nunca exceda los 150° o 180°, para ello necesitarás de un termómetro de cocina, de esta forma puedes estar seguro de no pasar los 200°.

Un importante consejo a tener en consideración, es que al momento de freír, se calcule utilizar un litro de aceite por cada 200 gramos de alimento a cocinar.

Filtrado 

Es de suma importancia saber que antes de filtrar el aceite, se debe esperar que este se encuentre a temperatura ambiente. De esta manera será mucho más fácil eliminar los residuos de las comidas que hayan quedado en el aceite, al tiempo que disminuyes el riesgo de sufrir una quemadura. 

Si no se retiran los residuos de alimentos, estos se comienzan a descomponer contaminando el aceite y produciendo malos olores. 

El proceso de filtrado es muy sencillo, solo debes tener un colador de tela y un tarro preferiblemente de vidrio. Coloca el colador de tela dentro del tarro, de manera tal que sobresalgan los bordes del mismo, sujeta con cuidado y vierte a temperatura ambiente.

El resultado será un aceite sin ningún residuo de comida que pueda descomponerse en él.

Eliminar olores 

aceite

Existen algunos trucos para eliminar el olor del aceite utilizado, el primero consiste en que una vez filtrado, se vuelva a calentar con una cebolla picada por la mitad, la cebolla libera los antioxidantes que contiene y absorbe a su vez los olores que están presentes en el aceite. Finalizado este proceso solo resta esperar que tome nuevamente la temperatura adecuada para volver a filtrar.

El segundo truco para eliminar olores del aceite, consiste en realizar el procedimiento anteriormente descrito, pero utilizando esta vez la cáscara de un limón. Este truco es especialmente efectivo cuando se quiere eliminar por ejemplo el olor del pescado.

Consejos al momento de reutilizar

oliva

Ahora que ya se ha explicado la forma de filtrar y retirar los olores, es importante conocer los consejos al momento de reutilizarlo.

Evita Mezclar aceites 

No se deben mezclar aceites usados con nuevos. Esta práctica producirá cambios en la estabilidad frente a las altas temperaturas. 

Conservación

Para mantener las propiedades nutricionales y de cocción intactas, se deben cumplir ciertas reglas para evitar su oxidación. Los elementos que producen la oxidación son la luz directa, el calor y la exposición a las corrientes de aire. Para evitar que esto suceda debemos almacenarlo bien tapado y en un lugar fresco en el que no reciba luz directa. 

Como saber cuando debemos dejar de reutilizarlo

Es muy sencillo saber cuando se debe desechar el aceite. Por lo general, este demorará más en alcanzar la temperatura adecuada para freír, así mismo al alterarse su estructura molecular, se tornará de color rojizo; ante estas señales es necesario desechar por completo el aceite.

Forma correcta de desechar los restos de aceite 

Como hemos señalado, tan solo un litro es capaz de contaminar 1000 litros de agua; por esta razón, al momento de desecharlo, evita arrojarlo al desagüe. La forma correcta para desecharlo es bastante sencilla, simplemente debe verterse en un envase hermético que posteriormente llevaremos al contenedor de basura.

Y por último recuerda que lo que para unos puede ser basura, para otros es un tesoro. Cada vez un mayor número de personas en el mundo reutiliza el aceite en la elaboración de lámparas, cremas ecológicas para el tratamiento de la madera y mucho más.