Quantcast
miércoles, 16 junio 2021 14:57

Los motivos por los que Rafa Nadal se queda sin Juegos Olímpicos de Tokio

El mundo del tenis se quedó helado cuando antes de su presentación en el Masters de Roma, Rafa Nadal dejó caer una dura noticia: su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 no estaba asegurada. En esta actualidad que se está viviendo en estos momentos, con toda la incertidumbre que causa en todos países el coronavirus; el balear tiene muchas dudas con lo que sucederá en su futuro inmediato y por eso dejó en el aire si estará nuevamente en la cita olímpica. A falta de dos meses para que comience el certamen deportivo multidisciplinario más importante del mundo, las dudas crecen y no solo para el mallorquín, también otros compañeros de profesión no dejan claro si será viable que asistan a la capital nipona; porque la incógnita de lo que podría suceder siempre está presente y cualquier percance podría cambiarlo todo.

Para Rafa Nadal este era uno de sus objetivos más claros en lo que quedaba de su carrera; porque en múltiples entrevistas antes de que explotara la pandemia del coronavirus siempre colocaba los Juegos Olímpicos de Tokio como una meta que debía cumplir. Esto debido a que representar a su país y obtener otro oro olímpico (conquistó uno en el 2008) sería un pasó muy importante en su carrera; además de que es un logro fantástico del que muy pocos tenistas pueden presumir. Con poco margen para que las cosas cambien de forma drástica hacia la “normalidad” antes de la pandemia, si que sorprende que un profesional se ponga tantos obstáculos para asistir a una prueba tan importante que solo se da una vez cada cuatro años; sin embargo, todo se lo achaca a este nefasto virus que ya hizo que se suspendiera este evento el año pasado.

Rafa Nadal duda sobre su presencia en Tokio

Rafael Nadal
Esta sería la segunda cita olímpica que se perdería el balear

En la previa de su duelo ante Jannik Sinner, en el que Rafa Nadal se impuso con algo de dificultades por 7-5 y 6-4 en lo que fue su debut en esta edición del Masters 1000 de Roma, el mallorquín puso en duda su presencia en Tokio. Aunque aclaró que en un “mundo normal” jamás dudaría en asistir a la cita olímpica, que no se perdería por nada de la vida; con esta situación que está pasando a nivel mundial no se podía asegurar nada con certeza. “No sé todavía, no puedo dar una respuesta clara (esto sobre ir a Tokio) porque no lo sé. En un mundo normal nunca pensaría en perderme los Juegos, claro, todos sabemos lo importantes que son para mí. En estas situaciones, no sé, veremos en un par de meses”, explicó el balear en rueda de prensa.

Pese a que dejó abierta esa pequeña ventana de que podría asistir, su falta de seguridad es la que estremece a todo el mundo del tenis que no se imagina unos Juegos Olímpicos sin la presencia de los mejores y Rafa Nadal es uno de ellos. El mallorquín ha asistido a dos citas olímpicas, en Pekín 2008 y en Rio 2016; en ambos certámenes pudo conquistar la medalla dorada, en la primera de forma individual y en la segunda en la modalidad de dobles. Su ausencia sería una gran pérdida para España, además de que sería la segunda ocasión en la que se queda fuera de unos Juegos Olímpicos, pues la primera fue en Londres 2012. “Tengo que organizar mi calendario. En un año normal siempre tengo claro mi calendario desde el 1 de enero, pero este año es distinto. Hay que ser flexible”, acotó Nadal.

Los años pasan y el virus produjo cambios

El “Big 3” se esforzará al máximo

Además de hablar sobr esu posible ausencia en Tokio, Rafa Nadal también volvió a asomar que el final de una era tan fantástica está cada vez más cerca; pero lo hizo con la elegancia que siempre lo caracteriza, pues lanzó flores a la nueva generación para decir que cada vez le ponen las cosas más difíciles a los tenistas más veteranos. En ese sentido comentó que con la pandemia del coronavirus se ha visto como los más jóvenes se han adaptado mejor a los cambios. “La pandemia nos ha hecho vivir cosas a las que no estábamos acostumbrados. Cuando se habla de pandemia se habla de los jóvenes, pero yo creo que ellos tienen energías para adaptarse más. Para nosotros que llevamos una vida viviendo en unas condiciones que han cambiado de manera drástica y somos más conscientes de los problemas, está preocupación está más acentuada“, señaló.

Junto a eso indicó que la ausencia de público si que ha afectado a los más veteranos, pues estaban acostumbrados a ese ambiente de algarabía y presión que las gradas ponen a los encuentros; pero que a los jóvenes no parece importarles mucho. Tal vez si extrañen recibir apoyo, pues eso le gusta a todos; pero tampoco es que les haga tanta falta como a los de su generación. Rafa Nadal quiso cerrar dejando claro la época dorada está llegando a su final al decir: “Primero, (tanto él, como Djokovic y Federer) nos estamos perdiendo eventos. Segundo, hay una nueva generación que es muy buena. Tercero, tenemos 33, 34 y 39 años. Normalmente nada es para siempre”. Aunque si quiso dejar más que claro que los tres van a seguir dando guerra hasta que el cuerpo aguante y ante Sinner el balear dejó muestra de eso.