Quantcast
miércoles, 16 junio 2021 16:08

2021: el ‘annus horribilis’ de Rafa Nadal. Repasamos las decepciones que ha protagonizado

No pudo ser. Rafa Nadal no pudo ante Alexander Zverev en la tarde del viernes, y el alemán se acabó imponiendo al español en los cuartos de final del Mutua Madrid Open. Un enfrentamiento que, si ya se preveía de gran rivalidad entre ambos, Zverev terminó por ganarle la partida al actual número 2 del mundo. Es la tercera vez en tres partidos que le derrota.

En esas, Madrid parecía el sitio ideal para Rafa Nadal con el fin de dar otro paso adelante y sacarse las últimas espinitas de un año 2021 cuanto menos lejos de lo esperado. Porque, salvando algunos momentos como la gran victoria ante Stefanos Tsitsipas en el Torneo Conde de Godó de Barcelona, el manacorí se ha llevado más derrotas que triunfos en este tiempo. Lo repasamos.

Sensaciones perdidas; Rafa Nadal cae en Madrid ante Zverev y pierde el número 2

Rafa Nadal Zverev Madrid

Madrid tendrá que esperar para Rafa Nadal. Después de hacerse con una gran victoria ante Tsitsipas en Barcelona, el manacorí no pudo superar los cuartos de final en un partido ante Zverev que le alejó en todo el partido de pasar a las semifinales.

Lo cierto es que el balear lo hizo bien hasta ese punto, imponiéndose con bastante facilidad ante Carlos Alcaraz y Popyrin. Pero llegó Zverev, número 6 del mundo, y ahora nueva bestia negra. Porque, en uno de los mejores partidos que se le recuerdan últimamente sobre tierra batida, el alemán detuvo a Rafa por un doble 6-4, en una hora y 44 minutos, para desconsuelo de la afición, que se hizo multitud a través de su empuje incondicional. Su rival le ha derrotado en los últimos tres partidos.

Campeón en el Conde de Godó y eliminado también en cuartos en Montecarlo, Nadal disputará la semana próxima en Roma el último torneo antes de Roland Garros. Semifinalista en Madrid en 2019, pierde el número dos del mundo, que había recuperado en Barcelona. El manacorí verá como Daniil Medvedev recupera el próximo lunes el número dos mundial. Y eso que el ruso odia jugar en arcilla y sólo cuenta con una victoria en toda la gira ante Alejandro Davidovich. Todas las buenas sensaciones con las que salió de Barcelona las ha perdido en Madrid.