Quantcast

Razones por las que tener un gato negro de mascota

Siempre han tenido mala fama, pero adoptar un gato negro como mascota es una de las mejores decisiones que puedes tomar en toda tu vida. A día de hoy, son pocas, aunque quedan, las personas que los demonizan, si bien, son los gatos negros son los que menos se demandan en las protectoras de animales. Misterios y muy especiales, estos felinos están ansiosos de afecto, pero la creencia a lo largo de la historia, que los asociaba con la brujería, la mala suerte, la magia negra. Y es que durante la edad media se creía que las brujas (mujeres adelantadas a su tiempo) se podían convertir en gatos negros a voluntad.

Sí, no lo dudes más, la respuesta es afirmativa, si quieres adoptar, que sea un gato negro. No te arrepentirás, te lo aseguro y tu vida cambiará por completo. Te volverás completamente gatuna. Deja los prejuicios, supersticiones y supercherías de lado y atrévete a vivir la aventura de adoptar a un gato negro.

Amigos para siempre

La amistad de un gato negro es incondicional
La amistad de un gato negro es incondicional

La humanidad se ha cebado con ellos, por eso, es posible que el miedo, lo lleven en la sangre. Son desconfiados, sí, pero esto es así porque se le ha hecho mucho daño a lo largo de la historia. Más que desconfianza, la actitud del gato, es de prudencia.

Pero cuando te ganas su confianza, te ganas a un amigo para toda la vida. Te recibirá al llegar a casa, te pedirá mimos sin parar, dormirá contigo y siempre intentará pegarse a ti. Incluso te esperará en la puerta del baño cuando lo estés usando.