Quantcast

Razones por las que tener un gato negro de mascota

Siempre han tenido mala fama, pero adoptar un gato negro como mascota es una de las mejores decisiones que puedes tomar en toda tu vida. A día de hoy, son pocas, aunque quedan, las personas que los demonizan, si bien, son los gatos negros son los que menos se demandan en las protectoras de animales. Misterios y muy especiales, estos felinos están ansiosos de afecto, pero la creencia a lo largo de la historia, que los asociaba con la brujería, la mala suerte, la magia negra. Y es que durante la edad media se creía que las brujas (mujeres adelantadas a su tiempo) se podían convertir en gatos negros a voluntad.

Sí, no lo dudes más, la respuesta es afirmativa, si quieres adoptar, que sea un gato negro. No te arrepentirás, te lo aseguro y tu vida cambiará por completo. Te volverás completamente gatuna. Deja los prejuicios, supersticiones y supercherías de lado y atrévete a vivir la aventura de adoptar a un gato negro.

Son dulces y cariñosos

El gato negro es el más dulce
El gato negro es el más dulce

Son nocturnos, tienen un enorme instinto de supervivencia y a la mínima, se esconden. Si no quieren, no podrás encontrarlos. Los gatos negros son cariñosos, dulces y leales, pero hubo un tiempo en que la leyenda oscura que rodeaba a los gatos, llego a ser tal, que se llegó casi a acabar con ellos por completo. La gente los mataba, lo que provocó que las ratas camparan a sus anchas. Como resultado, la peste negra, que mató a millones de personas en todo el mundo.

El color del gato, determina su carácter y los gatos negros, son muchos más afables que los blancos, por ejemplo, que por lo general son más serios y menos cariñosos. Suelen mantener una estrecha relación con sus humanos y les encanta dormir pegados a ellos.