Quantcast

Los trucos para conservar bien y durante más tiempo el aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra es el tipo de aceite más recomendado por expertos en la salud, incluso hay recomendaciones sobre la cantidad que debes consumir al día, pues no solamente te aporta grasas, sino que posee diversos nutrientes que ayudan a nuestro organismo a combatir las grasas malas.

Por otro lado, hay propiedades que podemos encontrar en el aceite de oliva filtrado, diferentes a las presentes en el aceite de oliva sin filtrar, por lo que es importante conocerlas. De igual modo, como sabemos que el aceite de oliva puede ser un tesoro para muchos, queremos enseñarte a conservarlo de la mejor manera y así sacarle el mejor provecho. El día de hoy te traemos varios trucos para conservar bien y durante más tiempo el aceite de oliva virgen extra y no cometer los cinco errores comunes en su uso.

Aceite de oliva: ¿cuántos tipos hay?

Aceite de oliva: ¿cuántos tipos hay?

Algo que debes saber es la procedencia del aceite de oliva. Este proviene de un proceso llevado a cabo en las aceitunas, donde se prensan y se obtiene el zumo que sale de las mismas. Las aceitunas son el fruto que produce el olivo, de ahí el nombre de este tan aclamado tipo de aceite.

Sin embargo, es preciso destacar que existen tres tipos de aceite de oliva, los cuales son aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva virgen y aceite de oliva. Lo que define la diferencia entre ellos es que el aceite de oliva virgen extra posee una mayor calidad que el aceite de oliva virgen, esto se ve determinado por el número de prensados que se le realice a la aceituna. Por su parte, el aceite de oliva se obtiene a partir de una mezcla de aceites refinados que se combinan y complementan con los otros dos tipos de aceite ya mencionados. Este es el más recomendado para freír tus alimentos.