Quantcast

Mousse de chocolate y aguacate: la receta más deliciosa que no necesita huevos ni nata

Suena a pareja dispareja pero no, la mousse de chocolate y aguacate funciona perfectamente y es de esas recetas que una vez la pruebes no te cansarás de hacerla una y otra vez. La facilidad en su preparación y la versatilidad en el uso de los ingredientes es de los rasgos más atrayentes.

No necesitarás hacer uso ni de la nata ni del huevo para dar con la textura cremosa tan característica en este tipo de postres. Antes bien, al sustituirlos por un fruto tan saludable como el aguacate tendrás como resultado un platillo de menor contenido calórico a lo usual.

Un poco de historia sobre la mousse

Un poco de historia sobre la mousse

Es en 1755 cuando hace su aparición por primera vez la receta de la mousse. El cocinero francés Menon describe tres maneras de prepararlas en su recetario “Les soupers de la cour”. La elaboración incluía el uso de nata batida y claras de huevo, además relataba cómo hacerlas de café, de chocolate y de azafrán. Recomendaba servirlas es vasitos de plata o vidrio previamente enfriados en hielo por un par de horas hasta el momento de consumirlas.

Receta de la mousse de chocolate y aguacate

Receta de la mousse de chocolate y aguacate

Si consideras la preparación de este postre como parte de tu recetario habitual, ten en mente que darle tiempo de reposo después de elaborarlo puede hacer una gran diferencia, aportando más textura y potenciando su sabor. En este sentido se recomienda esperar por 24 horas para disfrutarlo en su mejor punto.

Ingredientes

La receta que te presentamos, es ideal para 4 comensales y no te tomará mucho más de 15 minutos elaborarla. Ten a la mano el siguiente listado de ingredientes:

  • 520 gramos de aguacate. Equivalen a 2 piezas aproximadamente.
  • 125 gramos de chocolate negro mínimo al 60% de cacao.
  • 20 gramos de cacao puro en polvo.
  • 125 gramos de leche líquida.
  • Miel al gusto.
  • Extracto de vainilla.

Elaboración

Para comenzar hay que picar el chocolate en trozos pequeños y fundirlos en el microondas. Asegúrate de usar un envase resistente a las ondas, y hazlo con cuidado para no quemarlo. Puedes ir verificando su estado programando ciclos de 30 segundos cada uno hasta que al removerlo no se sientan pedazos del chocolate. Se hace a un lado y se deja atemperar.

Es importante contar con aguacates que estén en su perfecto punto de maduración. Deben pelarse y quitarles la semilla o hueso, garantizando no desperdiciar la carne. Se procede a picarlos en trozos y se llevan al vaso de la batidora junto al cacao y la leche. Puedes ajustar la cantidad de leche según prefieras una crema más o menos densa o ligera. Por último, agrega un poco del extracto de vainilla y enciende la batidora.

Por último, agrega el chocolate fundido y bate la mezcla una vez más. Prueba un poco y rectifica el dulzor teniendo cuidado al agregar la cantidad de miel que consideres necesaria. El resultado debe ser una crema fina, brillante y completamente homogénea en la que no se perciban pequeñas trazas. Deja reposar en frío por al menos unas 6 u 8 horas para que tome cuerpo. Decora y sirve.

Emplatado

Todo buen postre amerita una buena presentación, por eso no se debe subestimar el poder de una buena vajilla, y de cualquier elemento que contribuya a resaltar nuestra preparación, provocando a los comensales y volviéndoles agua la boca. En el caso de la mousse de chocolate y aguacate se pueden usar copas o cuencos pequeños para servirla. También puedes encontrar cuencos de cerámica blanca que contrastan con el color del postre haciéndolo relucir.

Por tratarse de una crema es una buena opción para compartir en las fiestas y reuniones en vasos tipo shots como un pasabocas dulce. De hecho, puedes encontrarlas en ocasiones en las mesas de candy bar.

Acompañante para la mousse de chocolate y aguacate

Acompañante para la mousse de chocolate y aguacate

Para aquellas ocasiones en que se emplee la mousse como postre será importante tener en cuenta servirlo tras una comida ligera, dado que al tratarse de una crema bien consistente llena bastante.  Su cremosidad permite que se le decore simplemente con nata montada y unos toques de cacao en polvo.

Por otra parte, puedes acompañarla de algún tipo de pan (brioche), bizcocho o galleta. También puedes decorarle con un par de hojas de menta fresca, unos cuantos frutos rojos como la fresa o las moras, algunos caramelos, gomitas, rociarle una lluvia de maní o pistaches o incluso un trozo de chocolate.

Al usarse como pasabocas en las fiestas, se suelen alternar capas de galletas trituradas y de crema en un vaso tipo shots y se sirven con una pequeña paleta. Algunos optan por usar una cama de bizcocho sobre la que se sirve la mezcla. Se usan distintos topping para finalizar.

Adaptaciones de la mousse de chocolate y aguacate

Adaptaciones de la mousse de chocolate y aguacate

Al tratar con dulces ligeros, que requieren pocas cantidades de endulzante sabemos que estamos en presencia de un platillo que puede funcionar para cualquier persona que deba ser minucioso con su ingesta de azúcar. Si es tu caso, o el de algunos de tus invitados al elaborar este platillo puedes ahorrar el tiempo y evitarte a la vez la pena de realizar distintas preparaciones para cumplir con todos.

Este postre es tan fácilmente adaptable que puedes hacerlo idóneo para el consumo de personas diabéticas si usas edulcorantes o dátiles para endulzar, al igual que coberturas de chocolate no azucaradas. También puedes reemplazar la nata tradicional por nata vegana, el chocolate y el cacao por presentaciones sin gluten y entonces el resultado será un postre vegano.

Aunque en ocasiones a la mousse de chocolate y aguacate se le llama vegetariana, no es el caso de la receta que presentamos anteriormente ya que en sus ingredientes incluimos el uso de la leche de vaca. No obstante, esto presenta una solución bastante sencilla. Bastará con obviar el uso de la leche de vaca y en cambio sustituirla por una leche de avena, de coco, de almendra u otro tipo similar. Otra sustitución que puedes aplicar es la de la miel por el sirope de arce, por ejemplo.