Quantcast

Cómo hacer una salsa holandesa en solo 10 minutos

Existen en el mundo muchas variedades de salsas, desde las salsas más dulce hasta una grandiosa salsa picante. Es por eso que en esta ocasión, te daremos a conocer una de las salsas más populares a nivel mundial, llamada “salsa holandesa”

Dato curioso: a pesar que su nombre da referencia a los países bajos, esta receta es originalmente le pertenece a Francia.

Esta receta es clásica dentro de su preparación e ideal para ser una buena compañera principalmente a las recetas de pescado y mariscos. La salsa tiene un cierto parecido de elaboración a la mayonesa, debido a que tiene yemas y mantequilla clarificada, la misma suele tener una textura bastante cremosa con un sabor único.

Una salsa muy sabrosa

Una salsa muy sabrosa

La salsa holandesas puedes hacerla en tan solo 10 minutos, sin embargo, puede requerir un poco de dedicación, debido a que así como la mayonesa, la salsa holandesa se puede cortar, la misma debe consumirse caliente, debido a que al momento de enfriarse la mantequilla, la mantequilla entra en un estado de solidificación y automáticamente perderá su textura suave.

Al mismo tiempo, lo efectivo de la salsa holandesa, es que posee ingredientes donde podrás encontrarlos fácilmente en tu supermercado o en cualquier abasto de alimento. Asimismo,  esta receta contiene grandes propiedades y beneficios que más delante de daremos a conocer

Si quieres saber más sobre esta receta y te gustaría degustarla junto con una receta de pescado o mariscos. ¡Acompáñanos!

¿Cuáles son los ingredientes que se necesitan para elaborar la salsa holandesa?

A continuación, te daremos a conocer los ingredientes necesarios para elaborar esta receta.

  • 3 yemas de huevo.
  • 150 gramos de mantequilla clarificada.
  • 1 cucharada de agua fría.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • 3 cucharadas de zumo de limón.
  • Cayena (Opcional)

¿Cuáles son los pasos a para elaborar la salsa holandesa?

Luego de ya tener todos los ingredientes necesarios, te enseñaremos los pasos a seguir para esta receta.

  1. En primer lugar, debes obtener la grasa de la mantequilla o mantequilla clarificada. Para esto, derrite la mantequilla en un baño de María, calentándola dentro de una olla con agua caliente y dentro de la misma un recipiente donde esté la mantequilla. Notarás como la mantequilla se separa poco a poco del suero
  2. Al mismo tiempo que la mantequilla se derrita, separa las yemas de claras  en una olla aparte y con la ayuda de una batidora con sus respectivas varillas, vierte agua fría y comienza a batir
  3. Coloca la mezcla en un baño María sin remover durante unos 4 minutos.
  4. Luego de estos 4 minutos, con cuidado, agrega la mantequilla ya clarificada a la mezcla de las yemas y usa la batidora con las varillas.
  5. La mezcla debe estar en todo momento caliente, sin embargo, no puedes dejar que hierva. No dejes de batir en ningún momento, esto es para que la mezcla se vuelva más densa.
  6. Por último, añade la sal, el zumo de limón y como opción, la cayena.
  7. Sirve al momento de terminar la salsa holandesa para que no se enfríe ni se corte.

¡BUEN PROVECHO!

Recomendación: para esta receta, debes batir en todo momento pero de manera suave, esto es para provocar la emulsión de la salsa.

Puedes servir esta deliciosa salsa holandesas en un pequeño plato y el centro de la misma, añadirle un poco de pimienta espolvoreada, el sabor será fantástico.

Observación: no recalientes esta receta por nada del mundo, pues perderá su textura suave por la mantequilla.

Se puede refrigerar

Si por algún motivo, deseas usar esta salsa holandesas luego de prepararla, puedes refrigerarla por la noche y luego añadirle una nueva salsa holandesa, una cuchara a la vez, esta última estará caliente y al mezclarla obtendrás la textura deseada, sin embargo, para hacer este procedimiento, ambas salsas deben tener una elaboración adecuada.

Empleo de la salsa holandesa

Empleo de la salsa holandesa

Sabemos que esta salsa, generalmente se usa para las recetas de pescado y  mariscos, sin embargo, también es ideal para cubrir unos grandiosos espárragos, para la elaboración de unos huevos benedictine e incluso para la preparación de otras salsas, así como la salsa muselina, la salsa bearnesa, la salsa Rachel, la salsa moscovita, salsa de Dijon o la salsa noisette.

Beneficios y propiedades de la salsa holandesa

Beneficios y propiedades de la salsa holandesa

Esta salsa no solo es deliciosa, sino que también aporta unas excelentes propiedades y beneficios para tu organismo con una buena cantidad de nutrientes.

  • La salsa holandesas pertenece al grupo de alimentos ricos en vitamina E, debido a que con solo 100 gramos de esta receta, posee al menos 14 mg de vitamina E
  • Gracias a su Vitamina E, da un buen aporte al sistema circulatorio.
  • Contiene propiedades antioxidantes.
  • Es ideal para la vista.
  • Previene la enfermedad de Parkinson
  • Esta salsa tiene un gran contenido de vitamina A, al menos un 601,67 ug por cada 100 g de esta receta.
  • Esta receta contiene minerales, así como el hierro, calcio, potasio, todo, zinc, magnesio, sodio, fósforo y hasta 2,70 g de proteínas.
  • Tiene propiedades anticancerosas.
  • Fortalece el sistema inmunitario.

Observación: esta receta a su vez tiene un alto contenido de colesterol, así que no es recomendable para aquellas personas que sufren de un nivel alto de colesterol en la sangre.

¿Qué hacer si la salsa holandesa se corta?

¿Qué hacer si la salsa holandesas se corta?

Aunque no es lo ideal para esta receta, puede suceder que se corte, sin embargo, te daremos a conocer unos pasos que pueden salvar tu salsa holandesa cortada.

  1. Empieza por vaciar el recipiente donde elaboraste la salsa holandesa cortada. Asegúrate de vaciarlo completamente.
  2. Coloca la salsa holandesa cortada en una jarra o recipiente donde pueda verterse fácilmente.
  3. Ahora, añade dos cucharadas de agua fría en el recipiente que habíamos vaciado y sobre la misma agua, sin calor, bate constantemente y vierte poco a poco la salsa cortada. Poco a poco volverá su emulsión.
  4. Calienta la salsa hasta que logre tener la consistencia deseada.

Observación: si la salsa se calienta más de lo debido, la misma será más espesa, es por eso que debes prepararla con mucho cuidado.