Quantcast

Cómo limpiar una olla quemada

Un minuto más al fuego y ya tienes una olla quemada, sin importar cómo haya pasado la olla queda oscura y pasa a ser la olla menos favorita debido a que se quemó.

A cualquiera le puede pasar, no es un mal para morir y tampoco es un caso que no tenga solución. Pues afortunadamente es posible reparar una olla quemada, sin importar cuanto tiempo ha pasado o cuanta quemadura tenga.

Le puede interesar: CÓMO CUIDAR LAS ORQUÍDEAS PARA QUE ECHEN FLORES

Sin importar cómo esté de pegado, es posible que siguiendo algunos pasos puedas pasar de una olla quemada a una olla nuevecita.

Asi que anota los siguientes trucos para recuperar todo lo que el fuego ha dejado chamuscado.

¿Se puede recuperar una olla quemada?

¿Se puede recuperar una olla quemada?

La respuesta es totalmente si. En los mercados hay cientos de productos para despegar las quemaduras de una olla, tanto por dentro como por fuera y de esta manera podrás recuperar las ollas.

La opción estrella para recuperar una olla quemada es el agua. Si aunque no lo parezca, el agua es el principal ayudante a recuperar una olla quemada y esto a través de ser hervida.

Cuando se quema la olla internamente, tendemos a añadir un poco de agua y tapar la olla y dejarla hervir. Esto producirá que todo lo que esté quemado en la parte interna se vaya soltando conforme hierva el agua.

Sin importar cuantos días hayan pasado o cuan pegado esté, intenta echar suficiente agua en la olla, tapar y dejar hervir durante 20 minutos. De esta manera podrás notar cómo lo que está adherido a la olla, comienza a despegarse.

Luego de esto, puedes ayudarte con una esponja un tanto gruesa para pasarla mientras está un poco tibia. De esta manera los residuos terminan de salir y finalmente solo deberás lavar convencionalmente.

Quemado externo

En caso que el quemado sea externo, hay quienes aplican el mismo procedimiento y utilizan desengrasante. De manera que el producto en conjunto con el agua caliente haga todo el efecto posible y despegue la quemadura.

Otra recomendación es agregar un poco de detergente en ellas y llevarlas al fuego por unos quince minutos, aproximadamente. Es decir que añadas un poco de detergente habitual dentro de las ollas y hiervas con agua para que notes cómo sale la quemadura rápidamente.

En caso de las quemaduras por fueras puedes intentar el mismo procedimiento pero dejándolas remojadas un buen rato y luego te ayudas con una esponja de metal. Se dice que este paso es sumamente efectivo y de mucha ayuda para el aseo de todo tipo de ollas que permitan la limpieza con estos materiales.

Otros consejos para decir adiós a la quemadura

Otros consejos para decir adiós a la quemadura

Como ya mencionamos el agua es el top de los ayudantes para eliminar la quemadura de ollas, sin embargo hay otros trucos que pueden ayudar a recuperar el brillo de las ollas.

El método consiste en utilizar vinagre y bicarbonato, dos productos que suelen utilizarse bastante en la limpieza de la cocina. Lo que debes hacer es mezclar en una taza llena de agua, una cucharada de vinagre y una cucharada de bicarbonato, para luego hervir la olla por al menos cinco minutos.

Es necesario tener en cuenta que se debe poner el fuego lento y remover suavemente el producto con ayuda de una espátula o cuchara de madera mientras va calentando.

Al finalizar, puedes ayudarte con una esponja para eliminar los residuos que faltan.

  • Jugo de limón perfecto para las ollas

Hay quienes dicen que el limón es ideal para devolver el brillo a las ollas, pero también y según los consejos de los expertos, es ideal para las quemadura.

Lo único que debes hacer es exprimir tres limones sobre la olla y hervir a fuego medio por unos minutos dejando reposar toda la noche.

Posteriormente, solo debes pasar una esponja suave para terminar de despegar los residuos. Si haces el procedimiento bien, no será necesario utilizar esponja ya que al hervir con el limón, todo se despega por si solo.

No está demás aclarar que de antemano se debe sacar la mayor cantidad posible de restos, enjuagando manualmente con cierta presión.

  • Sal, una ayuda extra

Otra gran opción es la sal. Luego que hayas hecho una limpieza a fondo en la olla con agua caliente, jabón o vinagre, puedes añadir al fondo dos dedos de agua con sal. Debes dejar que esto repose durante media hora y luego frotas con una esponja suave.

Se dice que la sal arrastrará los restos de comida quemada que queden en el recipiente. Si aún así quedan manchas, hervir ese mismo agua y repetir el mismo procedimiento.

Datos a tener en cuenta al momento de limpiar una olla

Datos a tener en cuenta al momento de limpiar una olla

Estos consejos solo deben ser puestos en prácticas en ollas que estén quemadas, es decir suficientemente quemadas y que puedas usar dichos productos. No pongas en práctica dichos consejos si la olla tiene propiedades antiadherentes, recuerda que estas son un poco más delicadas.

Estos consejos son apropiados para ollas que no llevan recubrimiento antiadherente o para aquellas de barro. Ten siempre en cuenta las recomendaciones especiales de cada fabricante.