Quantcast

Cosas de tu hogar culpables de tu estrés

Ahora que vivimos en un Estado de la Alarma por la pandemia, es preciso tener mayores cuidados de no caer en estrés estando en el hogar. Y es que, siempre se ha destacado la importancia de que las energías en casa sean positivas, y que las mismas conduzcan al pleno desarrollo de las actividades cotidianas con total satisfacción. Bien sabemos que el confinamiento no ha sido nada fácil, a esto tenemos que sumarle el hecho que teletrabajar implica casi que arropar toda la jornada, ya que el rendimiento no es el mismo que se tiene entando en la oficina.

Es una realidad que ha llegado a la vida de las personas, a sabiendas de que factores como la ansiedad han estado latentes como uno de los trastornos más frecuente. La Covid lo que ha venido a abrir aún más esa brecha que nunca se ha desligado del día a día de las personas.

Hay cosas, objetos, situaciones y hasta las mismas expresiones, que llevan a que el estrés se manifieste. En tal sentido, te diremos cuáles son y de qué forma podrías hacerle frente a un cuadro como este que te impide sin lugar a dudas, desenvolverte de la mejor manera en cada uno de tus hábitos.

La tecnología, una de las causantes de estrés en el hogar

La tecnología, una de las causantes de estrés en el hogar

La tecnología ha traído consigo muchas ventajas que todos conocemos al pie de la letra, pero también están las desventajas. Justamente, se ha convertido en un peligroso foco generador de grandes incordios como el estrés, frustraciones, ansiedad y hasta pánico ante muchísimas noticias que circulan en la red.

Cuando se vive bajo un alto nivel de sensibilidad, este mundo de redes que crece y avanza de una forma abrupta puede jugar una mala pasada. Quiere decir, que los aparatos electrónicos que nunca desconectas de casa te podrían estar llevando a ese escenario donde tus pensamientos no logran entrar en sana tranquilidad. Sientes temores, miedos, dudas, por lo que al menos deberías darte tu tiempo y alejarte en ciertos momentos de Internet.