Quantcast

Cómo hacer un masaje facial

El masaje facial se ha vuelto en la novena maravilla del mundo, y eso se debe a que es uno de los mejores métodos para devolver la juventud al rostro.

Resulta que el masaje facial, si es realizado como se debe, funciona para relajar el rostro, darle un toque de vida y desde luego ayudar con las líneas de expresión, arrugas y otros males que aquejan a las damas.

Le puede interesar: CÓMO CREAR UNA COPIA DE SEGURIDAD DE GOOGLE DRIVE

Resulta que por mucho tiempo se ha creído que las cremas faciales o los tónicos milagrosos, son los encargados de darle vida al rostro.

Pero la verdad es que gracias al masaje facial, así sean solo simples minutos, ayuda de una manera tan grande. Tanto así que es posible quitarse años de encima en cuestión de minutos.

El rostro padece con el paso del tiempo las condiciones externas en la que se vive. Tolera bacterias, humo, maquillaje, cremas, exfoliantes y un sinfín de productos que van acortando la lozanía.

Sin olvidar que el estrés y la falta de sueño también tienen un impacto negativo en la piel y a nivel del rostro. Por ello el masaje facial no solo se trata de cuentos de camino, es realmente un proceso que ayuda y mejora el aspecto de la piel gracias a productos de calidad y mucho masaje.

Masaje facial, un segundo respiro para el rostro

Masaje facial, un segundo respiro para el rostro

Muchas damas confían plenamente en los productos de belleza para rejuvenecimiento, también en los diversos métodos estéticos que existen para restar edad a nivel del rostro. Pero se olvida que el masaje facial es uno de los métodos más simples y sencillos que pueden ayudar para quitar años en la piel.

Los productos o cremas faciales tienen su porcentaje de acción en el rostro, pero cuando hablamos de un masaje facial nos referimos a estimular esa zona del cuerpo. Es decir, para que de alguna manera se active y se mantenga en forma.

Tal como ocurre como el ejercicio físico, el masaje facial forma parte de la actividad que hace que el rostro se mantenga en forma. Firme, tonificado, lleno de vitalidad y lozanía, se obtiene gracias a unos minutos de masajes.

Esta práctica puede realizarse una a dos veces por semanas con aceites y productos que suele utilizar comúnmente.

¿Por qué es la mejor opción?

¿Por qué es la mejor opción?

Muchos no creen en la efectividad que tenga el masaje facial. Pues como se trata de un ejercicio en el rostro, no es tan probable que pueda tener resultados.

Además que las arrugas son parte de las muestras de la edad avanzada, pero como ya mencionamos, es algo que debe ser constante para que pueda existir resultados.

El masaje facial es el secreto para rejuvenecer el rostro, para darle vida. Esto se debe porque en la cara hay más de cuarenta músculos y, al igual que los del cuerpo, cuanto más los mueves, más levantados, tensos y tonificados se vuelven.

Cuando se realiza un masaje facial la piel tiende a estar un poco más brillante y eso se debe más allá de los productos que se utilizan, al masaje. Es gracias a este que se puede ‘despertar’ la piel y tensarla un poco.

Los movimientos correctos aumentan la circulación, drenan los ganglios linfáticos, es decir desinflaman la cara y pueden elevar el contorno de los pómulos.

¿Cómo hacer un buen masaje?

¿Cómo hacer un buen masaje?

El masaje facial puede ayudar en el rostro de tal manera que esta estimulación que se genera , puede ayudar en el tono de la piel. Debido a que incrementa o da pie para que esta active la producción de colágeno.

Sin olvidar que los movimientos logran suavizar las líneas y aliviar los dolores que se puedan generar por tensión y ansiedad.

Ahora bien, luego que conocemos cuáles son los beneficios, es tiempo de conocer cómo se hace un buen masaje facial.

¿Qué necesitas?

Lo primero que debes hacer es elegir algún aceite que sea de tu gusto y que desde luego sueles utilizar. Dependiendo de qué tipo de piel puedes usar aceite de rosa mosqueta, coco o almendras.

Puedes utilizar algunos rodillos para el rostro pero solo necesitaras sus dedos.

Paso a paso para hacer el masaje

Paso a paso para hacer el masaje

Lo que debes hacer es iniciar el masaje facial desde arriba del pecho con movimientos ascendentes. De forma suave y sin ejercer presión.

Así llegarás a la zona del cuello y seguirás con movimientos ascendentes utilizando los nudillos de los dedos para conseguir un masaje relajante.

Luego ve deslizando las manos en ambas direcciones del rostro siguiendo la dirección de los músculos faciales. Continúa con movimientos ascendentes y suaves.

Cuando llegues a la zona de los ojos, que es bastante delicada, busca el hueso que hay alrededor de los ojos y da pequeños golpecitos con las yemas de los dedos.

Cierra los ojos y da masajes en el parpado muy suavemente. Cuando llegues a la frente, ubícate en el centro y masajea con los dedos toda la zona con movimientos ascendentes hasta las sienes.

Luego masajea la nariz con movimientos circulares muy suaves y ascendentes. Por último, da pequeños golpecitos con los dedos o palmadas por todo el rostro. Finaliza con una toalla fría.