Quantcast

Cómo ensanchar unos zapatos para evitar rozaduras

Los zapatos cuando son nuevos mayormente tienden a ocasionar rozaduras. Estas son unas lesiones bastante molestas y dolorosas, mayormente se forman en la parte superior de los talones.

Las rozaduras hechas por zapatos, tienen a surgir ante la fricción a la que son sometidos los pies en unos zapatos muy grandes o muy pequeños.

Le puede interesar: CÓMO ENVIAR UN WHATSAPP A ALGUIEN QUE NO TIENES EN TUS CONTACTOS

No son un problema grave ni se prolongan por mucho tiempo. Pero pueden causar una gran molestia que es incluso necesario retirar el calzado para poder caminar y descansar de la herida.

Estas rozaduras casi en su mayoría son consecuencias de los materiales del zapato. Mayormente cuando los zapatos son nuevos y el material aún no se ablanda ni se adapta al pié, es probable que cause daño.

Pese a que sean los zapatos más bonitos o los del último grito de la moda, es necesario que se retire de inmediato en caso de molestia. Ya que mayormente estas lesiones tienden a infectarse y ser más dolorosas de lo normal.

En caso que ya tengas esto, puedes utilizan tiras especiales que cubran y protejan la herida. Pues al mínimo roce, pueden sentir gran dolor.

¿Cómo ensanchar unos zapatos?

¿Cómo ensanchar unos zapatos?

Afortunadamente, existen varios métodos para hacer que los zapatos nos quede a la perfección. Esto sin importar cuán nuevo sean, los trucos harán que estiren en menos de unos segundos y así poder gozarlos sin problemas.

Ahora bien, a continuación te dejo los trucos más conocidos para que puedas ensanchar los zapatos sin problemas.

  • Utiliza periódico viejo. Solo necesitarás un periódico viejo que tengas en casa para ensanchar tus zapatos nuevos.

Toma algunas hojas del periódico y moja con un poco de agua, después haz una bola con el papel y métela dentro del zapato, en la parte de la punta. Cuando la bola de papel se adapte bien a la forma del zapato, deja que se seque durante unas 24 horas. Es un método muy eficaz especialmente para zapatos de piel.

  • El frío también ayuda. Llena una bolsa para congelar hermética con un poco de agua. Mete la bolsa con el agua dentro de los zapatos, en el lugar que quieras ensanchar (en la punta o en el talón).

Luego mete los zapatos en el congelador y déjalos toda la noche. Cuando el agua se congele, aumentará de volumen y conseguirá que el zapato ceda y gane unos centímetros de anchura.

Al día siguiente notarás que los zapatos ya no te aprietan.

  • Utilizar calor para los zapatos. Otro aliado para estirar zapatos es el calor. Sacar los zapatos más grandes que tengas (por ejemplo, botas de esquí o unos zapatos anchos) y úsalos durante varias horas. Enchufa el secador y aplica calor sobre los zapatos, el efecto será más rápido.
  • Utiliza la ayuda de una horma. Hazte con una horma como si fueses un profesional del calzado. Cuestan muy poco dinero y son muy efectivas a la hora de ganarle unos centímetros a tus zapatos nuevos, son especialmente recomendables si tienes el pie muy ancho y las rozaduras son muy comunes en ti.
  • Sprays dilatadores. Solo tienes que aplicar un poco de este producto dentro de los zapatos y dejar que actúe. Se trata de una espuma que ensancha las fibras del calzado. Puedes conseguirlos en un mercado o tienda de calzado.

¿Cómo evitar las rozaduras?

¿Cómo evitar las rozaduras?

Para evitar , cuidar y prevenir las rozaduras de los zapatos, es necesario que anotes los siguientes datos:

  • Utilizar crema hidratante

La aplicación de una capa de crema hidratante tanto en los talones como en el calzado puede evitar la formación de rozaduras y ampollas. Mantiene la piel lubricada y evita que se den agresiones cuando tiene contacto con el material rígido.

¿Cómo utilizarla?

Antes de ponerte los zapatos, aplica un poco de crema en la zona que hace contacto con el talón. Asimismo, frota con suaves masajes sobre la piel susceptible de tener estas lesiones.

  • Áloe vera perfecto para evitar rozaduras

Las propiedades hidratantes del gel de áloe vera son útiles para proteger la piel contra las agresiones que sufre por algunos tipos de calzado. Tiene un efecto antimicrobiano que evita la aparición de infecciones.

¿Cómo utilizarlo?

Aplica una cantidad generosa de gel de áloe vera sobre los talones. Frótelo con un suave masaje hasta que se absorba bien.

  • Aceite de coco

El aceite de coco se considera uno de los mejores productos hidratantes. Aplicado sobre los talones, también reduce el roce de la piel contra algunos zapatos que causan lesiones. De hecho, es un gran remedio contra cualquier herida superficial, ya que protege contra las infecciones y ayuda a cicatrizar.

¿Cómo utilizarlo?

Frota el producto sobre las zonas donde se forman las rozaduras. Si gustas, pon un poco también en la parte interna del calzado para lubricar el material.