Quantcast
martes, 2 marzo 2021 1:30

El delantero que Laporta ha descartado y ha roto sus esperanzas

Joan Laporta i Estruch, mejor conocido por todos en el ámbito deportivo solamente como Joan Laporta, el candidato mejor posicionado a hacerse con el ‘Trono de Hierro’, muy por encima de Víctor Font Manté y Antoni Freixa i Martí, del Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España, una de las instituciones más influyentes por sus millones de fanáticos en todo el globo terráqueo y ganadoras en toda la historia del balompié mundial, que dejó vacante Josep Maria Bartomeu, anterior mandamás y seguramente uno de los peores que se ha podido ver en los 121 años de fundación del cuadro culé, quien dimitió de su cargo por no poder soportar toda la presión que se le estaba viniendo por las multimillonarias deudas y pésimas gestiones de los jugadores, estaría preparándose para reforzar al equipo de sus amores, en caso de ser electo en los venideros comicios presidenciales del próximo 7 de marzo, en el mercado de fichajes de verano de la temporada 2021/22, campaña en la que espera sacarles del oscuro y tenebroso pozo de la muerte para llevarles directamente hacia el estrellato, tal y como lo hizo en el pasado durante su primer período, sin embargo, esta vez tendrá que descartar a uno de los jugadores que poderosamente ha llamado la atención de todos los ojeadores cercanos a él, al cual probablemente le romperá el corazón y acabará con sus esperanzas de vestir la casaca azulgrana después que le comunique que pasa de él para la siguiente ventana de pases veraniega y tal vez para el resto de su latente nuevo mandato.

Si bien es cierto que este licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, ex diputado en el Parlamento de Cataluña y ex concejal en el Ayuntamiento de Barcelona, quiere regresar al conjunto cinco veces campeón del torneo internacional de clubes más importante de los cinco continentes, la Liga de Campeones de la UEFA, uno de los certámenes de mayor prestigio en toda Europa y más perseguido por cualquier jugador, debido a que le permitiría ser catalogado como uno de los mejores de la campaña, subiéndole enormemente su valor de mercado y posicionándole como una de las piezas más cotizadas e interesantes para los sistemas de juego de los diversos equipos, a sus épocas de gloria, tal y como ocurrió con Josep Guardiola i Sala, mejor conocido por todos en el ámbito deportivo como Pep Guardiola, y en el ascenso del extremo derecho argentino hacia el primer equipo culé, Lionel Andrés Messi Cuccittini, popularmente identificado como Leo Messi o simplemente como Messi, quien se convirtió en la sensación de aquel equipo, pues parece que este hombre de 58 años de edad sabe que su plan debe ser lo suficientemente bueno para convencer a los socios y poder hacerse con los votos que le permitirán llegar nuevamente al poder y aunque todavía quedan algunas semanas para las elecciones presidenciales, él ha logrado arrasar en las estadísticas ante sus rivales y posicionarse como el probable vencedor de esta disputa, la cual elegirá al siguiente rostro que llevará las riendas de la entidad catalana, cuya crisis económica y deportiva demanda lo antes posible la presencia de un sujeto que sí quiera cambiar drásticamente las cosas.

Laporta elecciones FC Barcelona jugadores

“Anuncio mi candidatura y lo hago porque amo al Barcelona, a su gente, a su afición, a La Masia. Amo al club. Quiero volver a servir al Barça porque tenemos la preparación, la experiencia y la determinación necesarias para hacer el cambio que el club necesita. Tenemos un plan para devolver al Barça a la primera línea de fútbol mundial. Hay millones de seguidores en todo el mundo que quieren otra etapa gloriosa, hay que recuperar el orgullo de ser del culé y de formar parte de un proyecto colectivo y único en el mundo. Quiero empujar al club a conseguir la gloria. Y lo debemos hacer sin mirar atrás y sin reproches. Aquí cabe todo el mundo. Trabajaré incansablemente para que el Barcelona sea un motor de optimismo, para recuperar la motivación de nuestros jugadores del primer equipo y para volver a ganar bien y dominar en la Champions, que es el objetivo prioritario de cada temporada”, indicó Joan Laporta i Estruch, candidato a la presidencia del Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España, al momento de anunciar su candidatura y vaya que sus palabras han logrado trascender en el tiempo.

Claramente, el ex mandamás, quien ha logrado sacarle una tremenda y llamativa ventaja a Víctor Font Manté y Antoni Freixa i Martí en las últimas estadísticas, sabe que el combinado veintiséis veces monarca de LaLiga Santander, máxima categoría del balompié del país de piel de toro, necesita obligatoriamente volver a ser una institución respetada en los cinco continentes y, es por ello, que desde hace tiempo ha planificado con bastante cautela, lupa e inteligencia el futuro de los blaugranas, el cual pintaba sumamente oscuro en meses pasados antes de la dimisión de Josep Maria Bartomeu, quien sacó a los culés de su camino histórico para llevarles a lo más bajo y paupérrimo en el mundo del fútbol, siendo una de sus tantas misiones, ante una hipotética victoria en los venideros comicios presidenciales, revertir drásticamente todo lo ocurrido.

“La historia del Barcelona y la Champions es una historia de éxitos y por desgracia se ha roto. Tomaremos decisiones que nos lleve a la primera línea mundial y trabajaremos para la recuperación económica de la entidad. Es una situación dramática pero la revertiremos con esfuerzo y trabajo. Presidir el Barça fue un gran honor y fueron los mejores años de mi vida. Volver a serlo es el reto más grande de mi vida. Si me dan su apoyo los socios, estoy seguro de que hasta lo haremos mejor. La unidad no es unitarismo. Los presidenciables son legítimos y bienvenidos. Yo tengo muchas ganas. Creo que es bueno para la entidad que haya muchos porque refuerza el procedimiento democrático. Cuando salga un presidente, debemos ir todos juntos. Todas las propuestas son bienvenidas. Cada uno que defienda las suyas y que sean los socios los que decidan. Todos tendremos que ayudar al que salga, y ojalá sea yo, porque la situación es complicada. Fuera rencores, no hay que mirar atrás”, expresó Joan Laporta i Estruch en diversas entrevistas, donde recalcó que sería un falta de respeto a los integrantes del primer equipo hablar sobre los siguientes fichajes que realizaría en su probable nuevo período, debido a que no piensa de ninguna manera desestabilizar a la plantilla que dirige el estratega neerlandés, Ronald Koeman.

Laporta

Pues el delantero que Joan Laporta i Estruch, candidato con mayor margen de aceptación para las elecciones presidenciales del 7 de marzo del Fútbol Club Barcelona de la Primera División de España, habría descartado para la siguiente etapa de los catalanes sería nada más y nada menos que el atacante estrella del Sport Lisboa e Benfica, conocido simplemente como Benfica, de la Liga NOS, máxima categoría del balompié portugués, Darwin Gabriel Núñez Ribeiro, quien ha tenido un rendimiento sensacional en esta competición tan compleja y respetada en Europa, tanto así, que ha logrado llamar poderosamente la atención de equipos de renombre en el ‘Viejo Continente’, sin embargo, el político español no vería viable esta adquisición para el mercado de fichajes de verano de la temporada que viene, debido a que económicamente no era para nada factible y tampoco se plantea gastar en él 45 millones de euros, una cifra que su club se negaría a rebajar en estos momentos.

Por ahora, el rival de Víctor Font Manté y Antoni Freixa i Martí en los próximos comicios presidenciales del cuadro catalán, Johan Laporta i Estruch, descarta la posibilidad de fichar a futuro al delantero oriundo de Artigas, una ciudad uruguaya y la capital del departamento homónimo, sobre todo, por sus pésimos números reflejados en una estadística: diez goles y nueves asistencias en casi 30 compromisos disputados, números que relativamente no son malos pero que tampoco valdrían 45 millones de euros, así que Joan Laporta i Estruch le diría adiós a esta posibilidad, solamente el futuro y rendimiento del jugador determinarán si vuelven o no a preguntar por él.