Quantcast

El truco para evitar el efecto yoyó si dejas una dieta

Quien busque una cura milagrosa para la pérdida de peso está equivocando el camino para mantenerse saludable, y esto es algo que los médicos y nutricionistas tienen perfectamente claro; y es que en el mercado hay muchas llamadas “curas” o dietas que aparecen y desaparecen, y en las redes, a manera de modas pasajeras, y de paso, de dudosa efectividad científica.

El truco para evitar el efecto yoyo tan indeseado y hasta peligroso es simplemente el control, ya que el desorden a la hora de seguir una dieta y las indicaciones adecuadas para perder peso, hace que por tiempos, ocurra la pérdida del mismo y en otros, por descuido o irregularidad, se aumente en forma exagerada.

Claro que podemos adelgazar perfectamente hasta estar saludables, solo que, acompañando a la dieta hay que mantener estilos de vida en el tiempo que nos permita mantenernos en el peso ideal, saludables y con energía; por eso, vamos a hablarte de esta problemática y a seguir algunas buenas indicaciones de los que saben de esto.

El Yoyo o efecto rebote

El Yoyo o efecto rebote

El efecto yoyo consiste en volver al peso anterior una vez terminada una dieta o “cura” para la obesidad o el sobrepeso; en ocasiones hasta sobrepasamos el anterior, haciendo que nuestras básculas suban y bajen en forma alternada que es lo que da nombre a esta circunstancia.

Generalmente, una dieta de choque es aquella en la cual la ingesta calórica es poca y se rebaja en forma súbita, es decir, con la finalidad de perder peso rápidamente; es lo que mucha gente hace con el fin de estar en forma para determinadas circunstancias o épocas del año, como para el verano, con el deseo de usar ropas que revelan mucho de nuestras anatomías.

Estas dietas súbitas al terminar y lograr su cometido, como la dieta del limón hacen que el individuo recupere o sobrepase su peso anterior en forma acelerada debido a que durante el bajo consumo de calorías, el cuerpo ha pasado metabólicamente a lo que llamamos “modo ahorro” donde se enlentece y acumula lo que no gasta, si es que le volvemos a dar cantidades mayores a las que recibía en la etapa de la dieta.

El efecto yoyo no es más que un mecanismo de defensa del organismo que lo protege de épocas malas; por eso, si le has restringido la cantidad de alimentos, éste enlentece las actividades de gasto y aumenta el ahorro acumulando alimentos en forma de grasas, que usará en momentos de hambre.

Las dietas muy estrictas que prohíben alimentos en forma exagerada, limitan la vida social, eliminan el disfrute de comer y hasta alteran tu estado de ánimo; al bajar tu nivel motivacional es muy probable que pases al extremo contrario de la sobrealimentación; recuerda que épocas de mucho control dejan paso al descontrol; como en toda área de la vida.