Quantcast

El truco definitivo para que no se empañen los cristales del coche en invierno

Ahora que nos encontramos en pleno invierno, que se empañen los cristales es inevitable, y por ello vamos a ver el truco definitivo para que no se empañen los cristales del coche en invierno. Este suceso puede ser fácilmente uno de los grandes peligros a los que nos enfrentamos en la carretera durante la época de invierno. Si los cristales se empañan pueden dificultarnos la visión al máximo y aumenta el riesgo de sufrir un accidente. La llegada de la ola de frío y nieve Filomena es la excusa perfecta para hablar sobre cristales empañados, ya que suele ser normal que nos encontremos así el coche cuando vamos a cogerlo. Se trata de un fenómeno que ocurre a causa de la humedad del aire, como veremos en este artículo.

Veamos por qué se produce este fenómeno y algunos trucos para evitar que no se empañen los cristales:

El remedio lógico

Así no se empañan los cristales del coche

Para comenzar, justo cuando entremos en el coche, si los cristales laterales y el parabrisas delantero están empañados debemos dejar unos minutos el coche en ralentí antes de arrancarlo para que el motor se caliente. Una vez lo hagamos, debemos poner el aire acondicionado caliente al máximo y pulsar el botón que hace que salga directamente hacia el parabrisas, ya que así haremos que se evapore agua que lo empaña. Siempre hay duda entre usar aire caliente o frío, pero es mejor utilizar el aire caliente, ya que si usamos el aire frío tardaremos más y el efecto durará menos tiempo.

Abrir las ventanas sería completamente contraproducente, ya que lo queremos es mantener la temperatura estable para que no se vuelvan a empañar. La temperatura debe estar alrededor de los 18 o 20 grados. Por supuesto, en el mercado también podemos encontrar los típicos productos anti-vaho que nos pueden ayudar a evitar que las lunas se empañen.