Quantcast

La mala suerte de Elsa Pataky: las veces que se ha puesto en peligro

A Elsa Pataky le va la marcha y la aventura. Y a quien le gusta la aventura, al menos alguna vez en su vida, tiene que ponerse en peligro. De lo contrario, ¿qué clase de aventurera es quien nunca arriesga el pellejo, la que nunca se pone al límite y se libra por los pelos? La actriz, modelo y productora madrileña cumplirá 45 años este 2021, y acaba de celebrar hace pocos días su décimo aniversario de matrimonio con el actor Chris Hemsworth. Desde luego, no se puede decir de la Pataky que haya tenido una vida relajada y monótona, ni mucho menos.

Sus primeros años de matrimonio con el actor Chris Hemsworth, conocido sobre todo por su papel como Thor y en otras películas de Marvel, transcurrieron a caballo entre Los Ángeles y Australia. El matrimonio ha tenido ya tres hijos: India Rose, su primogénita, y los mellizos Tristán y Sasha. Por lo que dejan ver de su vida, parece una familia perfecta e ideal: todos guapos, exitosos, millonarios, sanos, aventureros…¿Quién no querría una familia como la suya? Aunque, a la hora de la verdad, no es oro todo lo que reluce. También hay ocasiones y momentos en la que la vida está colgando de un hilo, incluida la de Elsa Pataky.

Un peligroso tobogán

elsa-pataky

A la familia Hemsworth Pataky le encanta compartir en redes todo lo que hace, tal vez para ponernos los dientes largos al resto de mortales, quién sabe. El caso es que no hay semana en la que no tengamos una buena cantidad de fotos y varios vídeos que nos dan cuenta de cómo la familia se lo pasa en grande. Estas navidades, el matrimonio decidió construir en su casa en Australia un tobogán casero sobre una pequeña ladera para deslizarse por él hasta un lago. Una estructura no del todo fiable y que habría que echarle valor para dejarse caer por ahí.

Pues Elsa Pataky, sin miedo y arrojada como es ella, se lanzó por ahí con la ayuda de una tabla y un chorro de agua. El percance llegó justo al llegar al lago, donde la modelo acababa aterrizando con la cara sobre una colchoneta gigante. Tuvo suerte la madrileña, pues la cosa podría haber acabado mucho peor.