Quantcast

Queso manchego: las claves para distinguir uno auténtico de uno falso

Uno de las cosas más universales que tiene Castilla-La Mancha además de Don Quijote, es su queso. El Queso Manchego es muy valorado tanto en nuestro país como en el extranjero. Tiene una textura y un sabor característico. Este tipo de queso ha ganado innumerables concursos a lo largo del mundo. Y el queso manchego puebla las estanterías de los comercios gourmet de Tokio, Londres, París e incluso Nueva York.

Y como cualquier producto que triunfa, comienzan a salir las copias y las reproducciones. Y el queso manchego tiene bastantes. Hay muchas marcas que venden este tipo de producto como si tuviera denominación de origen. Nada que ver con la realidad. Este tipo de quesos no tienen nada de parecido con el verdadero queso de Castilla-La Mancha. Pero para que no te deje en evidencia tu cuñado cuando pongas queso manchego en la mesa y te diga que no es de esta denominación de origen, te vamos a dar varios consejos para diferenciar un queso real de una imitación.

La etiqueta del queso manchego

Queso manchego: las claves para distinguir uno auténtico de uno falso

Todo queso lleva una etiqueta. Los imitadores ponen en sus etiquetas cosas muy similares para que te pienses que es un queso manchego de verdad, pero en realidad no lo es. Las copias pondrán Don Quijote, Molinos, Dulcinea…

Pero un Queso Manchego denominación de origen debe llevar una etiqueta en donde se pueda leer claramente Queso Manchego. Hay variedades distintas de este tipo de queso y también debe estar especificado en esta pegatina.

Además, si el producto se ha elaborado con leche cruda, es decir, que no ha sido pasteurizada, si no, directamente del animal, deberá especificarlo. Cuando haya sido elaborado con leche cruda deberá poner Artesano.