Quantcast

Cómo hacer un bizcocho de leche que engancha por su sabor y su rapidez

El bizcocho es una masa suave, ligera y esponjosa que es preparada con leche y un toque de vainilla. Este puede ser el acompañante de un vaso de leche fría para la merienda o una buena taza de café para el desayuno.

El término que hace referencia a «cocido dos veces», puede también referirse a los productos de panadería. Es decir, masas hechas con harina, grasa, azúcar y levadura y por lo general están cubiertas de algún dulce o crema.

Un bizcocho puede ser una clase de masa que sirve para preparar pasteles, tortas y tartas o para comerlas sola. Esta preparación se ve en varios países y cada uno le da su toque original, aunque tradicionalmente es preparado con leche y vainilla.

En algunos países los bizcochos son preparaciones saladas y en otros dulces. Algunos son acompañados con salsas, carnes y encurtidos y otros son simples bases de grandes tartas rellenas.

El bizcocho en la historia

El bizcocho en la historia

Se dice que la palabra proviene del latín «bis coctus» y como lo mencionamos anteriormente, significa cocido dos veces. La doble cocción es cosa del pasado, pero hacerlo consistía en secarlos en el horno después de que estuvieses hechos. Al parecer de esta manera se conservaban mejor y fueron alimento para soldados y navegantes.

Algunos aseguran que esta es una preparación antigua y que de hecho hay indicios en que eran hechos antes de Cristo. Pero no hay nada asegurado.

Lo que es cierto es que la recete fue galopando entre naciones y cada país la adoptó como propia, dando su toque culinario. Hay bizcochos que son patrimonio de la cocina occidental como las magdalenas, o el popular enrollado que es el comúnmente conocido brazo gitano.

Lea TAMBIÉN: TORTILLA DE PATATAS: CÓMO HACERLA VEGANA SIN USAR HUEVOS

También tenemos los bizcochos de chocolate, nueces y avellanas y los más difundidos en Europa los llamado cuatro cuartos, que son preparados con 4 huevos más el mismo de azúcar y manteca.

En América Latina los bizcochos son la opción de grandes tortas rellenas y en algunos casos pequeños y esponjosos dulces que son vendidos en porciones individuales.

Como lo mencionamos, hay bizcochos para comer solos y para rellenar, y estos últimos suelen ser «borrachos» o mojados en almíbar para complementar. Los borrachos son mojados con alcohol, mayormente ron y el resto puede ser con algún almíbar de limón o naranja o leche.

El bizcocho bundt, de mármol, genovés, arcoiris o marroquí, son parte de la larga lista de opciones que tiene esta esponjosa preparación.

Esponjoso bizcocho de leche perfecto para desayunar

Esponjoso bizcocho de leche perfecto para desayunar

Hay una variedad infinita de bizcochos que se pueden hacer con diferentes ingredientes y quedarán igual de deliciosos. Además que esta preparación es rica y sencilla y se puede disfrutar para el desayuno sin complicación.

Pese a la variedad, en esta oportunidad te enseñaré cómo hacer un tradicional bizcocho esponjoso de leche, rápido, sencillo y demasiado exquisito que pueden disfrutar tanto pequeños como grandes.

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 250g de harina
  • 200g de azúcar
  • 1 cucharada de levadura química
  • 120ml de leche
  • 100ml de aceite de girasol
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de canela molida

Preparación

Preparación

Bate los huevos con la mitad del azúcar durante unos minutos o hasta que notes que el huevo esté oxigenado y haya doblado su tamaño.

Agrega el resto del azúcar, la leche, aceite, canela y esencia de vainilla. Le leche si está un poco caliente mucho mejor o a temperatura ambiente, este es el secreto para que quede un poco más esponjoso.

Mezcla todo de forma uniforme hasta que todos los ingredientes estén integrados.

Ahora pasarás a los ingredientes sólidos. Coloca la harina y la levadura en polvo en un colador y tamiza sobre la mezcla que preparaste previamente. O si gustas puedes hacerlo en un papel de cera y luego añadirlo.

Unta mantequilla en el molde y espolvorea harina de manera que todo el molde quede cubierto. En caso de quedar exceso de harina puedes retirar. Esto evitará que el bizcocho se pegue.

Ahora vierte la mezcla en el molde. Debes tener el horno precalentado a 180 grados.

Mete el molde con la mezcla y hornea durante 40 minutos apróximadamente. Igualmente puedes verificar que está listo introduciendo un palillo y si sale limpio está listo.

En caso que notes que está listo en menos tiempo, puedes revisar y taparlo con papel aluminio de manera que termine de hornearse por dentro y no se queme por fuera. Ten en cuenta que no debes abrir la puerta del horno durante los primeros 20 minutos, pues la masa no alzaría.

Espera 30 minutos y si está listo revisa, pero de lo contrario si aún no pasan los 20 minutos no abras la puerta del horno.

Deja enfriar a temperatura ambiente y listo.

Puedes servir espolvoreando un poco de azúcar glass por encima o algunos optan por hacer almíbar de naranja y bañarlo. También puedes hacer un glaseado y añadirlo por todo el bizcocho, todo dependerá de tu gusto y creatividad.