Quantcast

El cambio más ‘punk’ de la princesa Charlène de Mónaco y otras famosas

Charlène de Mónaco ha sorprendido en su última aparición pública con un cambio muy radical e inesperado. La princesa ha reaparecido más atrevida que nunca, queriendo sacar su lado más ‘punk’. Sin embargo, ella no ha sido la primera famosa que nos ha dejado sin palabras con su impactante cambio, y es que ya hemos visto más en nuestro propio país. Hablamos de Rocío Carrasco o Blanca Romero.

El cambio más arriesgado de Charlène


Puede que sea su rostro de facciones dulces y suaves lo que favorezca que pueda arriesgar de esta forma con su peinado, aunque igualmente nos ha dejado sin palabras. Y es que a pesar de que la princesa siempre acostumbra a llevar el pelo corto, en su reciente participación durante la tradicional ceremonia del árbol de Navidad y el mercadillo del palacio de Mónaco, los cuáles dan el pistoletazo de salida a la festividad más esperada de año, el nuevo cambio con el que la hemos visto, más radical y estilo punk: con una parte de la cabeza rapada, y el resto corto y con flequillo, ha conseguido robar todas las miradas.
Además, Charlène también se habría oscurecido el pelo, el cuál solía ser un rubio casi platino. Y, para completar el look, unas prendas de estilo étnico y una mascarilla de lentejuelas que no conseguía tapar su sonrisa de felicidad. La princesa se ha mostrado de lo más cómoda y cercana a los asistentes, mientras en compañía de su marido Alberto y sus hijos, Jacques y Gabriella, se encargaba de repartir juguetes y hacerse fotos.
Por otra parte, a Alberto se le ha visto de lo más recuperado después de haber dado positivo en Covid19 en marzo, algo que despertó mucha preocupación y también sirvió para unir más a la pareja. Por todos es sabido de que desde un primer momento, llamaba la atención la extraña relación que tenía lugar entre la pareja, y es que tras su boda, Charlène recibía el título de ‘la princesa triste’, por el evidente malestar que sentía en todos los actos públicos a los que acudía. Muchas veces se ha puesto en duda la estabilidad del matrimonio, el cuál siempre ha destacado por la frialdad que se manifestaban, al menos hasta que llegaron sus hijos.