Quantcast

Camps denuncia 12 años de «persecución» por jueces «socialistas» y Fiscalía

El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps ha denunciado este sábado que lleva «doce años imputado ininterrumpidamente» y que ha sido «perseguido» por parte de jueces «socialistas» y una Fiscalía Anticorrupción que «no busca la verdad» sino que él «no escape». «En mi caso, el estado de derecho está quebradísimo», ha afirmado, antes de señalar que denunciará esta situación en los tribunales «hasta el final».

Así se ha pronunciado, en declaraciones a los medios, después de que el Juzgado de Instrucción número 5 de València haya ordenado el sobreseimiento provisional de la causa abierta contra Francisco Camps y otros cargos por presuntas irregularidades en las contrataciones de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias (FVEMF) para la visita del Papa Benedicto XVI a la ciudad en 2006.

Camps ha lamentado que lleva «doce años imputado ininterrumpidamente» desde que en 2009 se le investigase por los regalos de cuatro trajes y ha sumado nueve causas a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, de las que quedan dos abiertas, según ha recordado, y en resto queda absuelto o son archivadas.

«Durante doce años he vivido los veranos y las navidades imputado. Siempre he estado imputado. Y no saben ustedes lo que significa de carga personal, además del dolor que significó para mí dejar se ser presidente de la Generalitat ganado como simpre limpiamente en las urnas», ha lamentado.

Francisco Camps ha contrapuesto su dimisión por la causa de los trajes con la actitud de la «cantidad de personas, cargos públicos, políticos de PSOE, Podemos, ERC, Bildu que tienen imputaciones, que están procesados y que no han dimitido absolutamente nada». Así, ha resaltado el «desnivel y desequilibrio» que cree que hay entre su dimisión y «lo que hoy está siendo la actitud política de la izquierda valenciana y española, del independentismo valenciano-catalán, el indepentismo catalán y el vasco».

El expresidente ha desgranado las nueve causas y ha destacado que cuatro son «como consecuencia del pacto de Ricardo Costa y Álvaro Pérez con la Fiscalía Anticorrupción en su correspondiente juicio en Madrid sobre la pretendida financiación irregular del PP», en los que estos han «variado a partir de 2018 completamente su argumentación y su relato», con «todo el apoyo de las instancias de la Fiscalía».

«LA FISCALÍA BUSCA QUE NO ME ESCAPE»

Ha denunciado «la persecución» a la que ha sido sometido «por parte de la Fiscalía Anticorrupción». «La Fiscalía Anticorrupción respecto de mí no busca nunca la verdad, busca que no me escape, es una cosa curiosísima, es una gran paradoja. El Ministerio Público, funcionarios del Estado, cuyo único objetivo es que no me escape», ha aseverado el ‘expresident’ de la Generalitat.

Ha asegurado que «continuará peleando» para defender su «dignidad como expresidente de la Generalitat y como ciudadano español».

Camps se ha referido a la causa de contratos menores cuya instrucción se abrió en 2008 y ha aludido, en este caso, a las grabaciones de «conversaciones de Villarejo, Dolores Delgado, Baltasar Garzón, todos siendo felices y tomando vino», unas conversaciones que sitúa como «inicio intelectual» de la investigación. Además, ha añadido que Delgado «es jefa del fiscal anticorrupción» que le «persigue».

«ESTO NO PASA NI EN CUBA NI EN VENEZUELA»

«Esto no pasa ni en Cuba ni en Corea del Norte ni en Venezuela, que son grandes dictaduras, una de ellas apoyada por Sánchez e Iglesias como es la de Venezuela».

También se ha referido a la cacería del exjuez Garzón con el exministro de Justicia Mariano Bermejo y Dolores Delgado. Ha insistido en que el exmagistrado Baltasar Garzón fue diputado nacional del PSOE y secretario de estado con Felipe González. «Un juez instruye a un político del PP siendo socialista en una causa que tiene que ver con su trabajo político».

Igualmente, ha subrayado que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata es «otro socialista, director general de Zapatero de Justicia en la época en la que se estaba instruyendo Gurtel», y «acaba de ser nombrado en los tribunales de la Haya, que necesita el apoyo y el visto bueno del gobierno de Sánchez e Iglesias, como, seguro, premio a los servicios prestados a la causa».

UNA «NOVELA NEGRÍSIMA»

Así, a su juicio, la situación es «de novela negra, negrísima, y una parte de la novela también algo rosa». «Al final estas cuestiones son las que hacen quebrar el estado de derecho. En mi caso el estado de derecho está quebradísimo y, desde luego, yo me iré hasta el final».

«Me iré a los tribunales a explicar lo que ha pasado, cosa que anuncio de antemano, lo que está pasando en España, con estos jueces que son socialistas, vuelven a la judicatura y otra vez a ser apoyados por el gobierno socialista», ha apostillado.

«XIMO PUIG ESTÁ EN TODAS MIS CAUSAS»

Por otra parte, ha señalado que en estos doce años el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, «está en todas sus causas» y que el PSOE «ha pagado abogados» para que le «persigan» pero desde que Puig es ‘president’ «los pagan los valencianos. Ha reprochado que en la causa archivada por la visita del Papa «la Abogacía no quiso participar y han contratado a un abogado externo».

Por todo lo anterior, Francisco Camps ha ironizado: «Imagínese que me voy a La Habana o a Caracas y les digo a los amigos de PSOE y Podemos ‘fíjense, a mí en Madrid la Audiencia Nacional me ha instruido un socialista juez una causa cuya instrucción la comenzó otro socialista en el año 2008, Baltasar Garzón, el fiscal es amigo de la extrema izquierda radical comunista de Podemos y, además, la acusación popular es Ximo Puig, que ocupa el lugar del que yo dimití por los trajes'».

«Hasta los Castro dirían ‘no me lo puedo creer, nosotros somos comunistas dictadores pero hacemos las cosas de otra manera, que no se note tanto'», ha agregado.

En este punto, ha remarcado que su «miedo no es la quiebra del estado de derecho» en su caso sino la «quiebra del sistema que permite que esta relación del PSOE y Podemos con los jueces que instruyen a la gente del PP sea tan evidente». «Es un escándalo», ha enfatizado.

Camps ha asegurado que «va a seguir peleando» junto a sus abogados para que las causas que le restan, la de Valmor y «la del juez socialista de la Mata» –en alusión a la pieza del caso Gürtel que investiga el contrato del stand de grandes eventos de Fitur en 2007– para ver si «llegan a buen puerto al que han llegado las otras siete».