Quantcast

Arroz blanco: razones por las que no debes comerlo según Harvard

La prestigiosa Universidad de Harvard ha publicado un estudio en el que alerta sobre los peligros de comer arroz blanco. Comparan ingerir este alimento con tomar azúcar blanco a puñados. El arroz es uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo por su precio económico, porque combina con casi todo (verdura, carne, pescado, marisco, etc.) y por su sencillo almacenamiento, transporte y conservación.

Existe una alternativa más saludable al arroz blanco, el arroz integral. De esta manera, consumirás muchos más nutrientes que con el arroz blanco de toda la vida. Se calcula que al año se producen casi 500 millones de toneladas de este alimento. A continuación, te vamos a contar todas las razones por las que no debes comer arroz blanco según la Universidad de Harvard.

AUMENTA EL RIESGO DE DIABETES TIPO 2

Arroz blanco: razones por las que no debes comerlo según Harvard

Según la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, consumir arroz blanco supone un factor de riesgo importante a la hora de desarrollar una diabetes de tipo 2. Ya se sabía que los alimentos ricos en hidratos de carbono no son buenos para los diabéticos porque dificultan la fabricación de insulina. Sin embargo, en este caso se habla de que comer arroz blanco podría favorecer a la aparición de esta enfermedad.

Se llegó a esta conclusión porque los países asiáticos copan los primeros puestos de territorios con más diabéticos del mundo, a pesar de no tener una tasa muy alta de obesidad como en el caso de Estados Unidos. Y es que en estos países, el arroz blanco constituye el pilar básico de su alimentación y esto se relaciona con que les induce a sufrir diabetes tipo 2. Según Harvard, las personas que consumen grandes cantidades de arroz blanco tiene un 27% más riesgo de padecer esta enfermedad que las que no lo toman en tanta cantidad.

Esto se produce porque el arroz es un alimento con un índice glucémico alto, es decir, que una vez tomado hace que suba rápidamente el nivel de azúcar en la sangre. Tras ser digerido por el organismo, este parámetro baja produciendo picos en el azúcar que afectan al correcto funcionamiento del páncreas, haciendo que este órgano trabaje de una manera más intensa.