Quantcast

Aspirina: los otros usos más allá de un dolor de cabeza

El ácido acetilsalicílico ha sido uno de los mejores inventos de la humanidad. La también llamada aspirina la llevamos utilizando desde hace décadas para curar los dolores, sobre todo el de cabeza. Pero este fármaco tiene otros usos. Y es que la aspirina también sirve para aliviar las inflamaciones. Pero no es recomendada antes de las operaciones, ya que es anticoagulante de la sangre, es decir, hace que vaya más líquida.

Esto, en caso de una hemorragia, puede hacer que las plaquetas no actúen correctamente y no taponen la herida. Pero, por otra parte, muchos doctores la recetan para el corazón. La aspirina va bien para la alta tensión y problemas cardiacos. El ácido acetilsalicílico proviene de la corteza del sauce. Esta corteza tiene una sustancia amarga y amarillenta que fue sintetizada por primera vez en 1853. Pero fue en 1897 cuando se creo la aspirina tal cual la conocemos. Fue en los laboratorios Bayer. Vamos a ver qué otros usos que no conoces tiene la aspirina.

Picaduras de insectos

picadura

En verano, sobre todo, cuando estamos alrededor de la piscina, puede que nos piquen los insectos. Puede ser que nos clave su aguijón una avispa o nos acribillen los mosquitos, no te preocupes, tenemos una solución.

Si utilizas una aspirina por la zona en donde te han picado los insectos, vas a conseguir que la inflamación se controle de forma rápida y efectiva. Moja un poco la zona y luego frota la pastilla de la aspirina por el lugar.

Pero cuidado, si eres alérgico al ácido acetilsalicílico o a las picaduras de abejas o avispa, es mejor que no pruebes este método. Si notas dificultad para respirar o tienes dolores abdominales y nauseas, mejor que vayas de urgencia a un médico.