Quantcast

Por qué estar todo el tiempo con tu smartphone no te va a volver loco

Cualquier nueva tecnología, y sobre todo cualquier nueva tecnología que cambie nuestras vidas de una forma muy radical, tiende a crear suspicacias y recelos. Eso es precisamente lo que ha venido sucediendo con las redes sociales, el smartphone y la tecnología digital en general. De repente, todos nos vimos con un teléfono móvil con conexión a Internet en el bolsillo y se nos fue un poco la cabeza. Empezamos a hacerlo todo por el móvil, a pasar cada vez más horas mirando la pantalla, sentíamos que todo nos aburría menos estar en Instagram…Demasiados cambios en muy poco tiempo.

Muy pronto surgieron voces de alarma y llamadas a la prudencia. Una tecnología con tanto poder como es Internet y los teléfonos móviles inteligentes deben utilizarse, sí, pero con sumo cuidado. Sus consecuencias para distintos aspectos de nuestra vida como sociedad, y también de nuestra salud, pueden verse seriamente perjudicados. ¿Qué pasará con los niños y adolescentes?, ¿dejaremos de relacionarnos cara a cara?, ¿nos volveremos más estúpidos y nuestra memoria más frágil? Una reciente investigación ha venido a poner un poco de calma en medio de este pánico.

Cuantificar los sentimientos

smartphone

“Es muy importante considerar y pensar en los dispositivos tecnológicos de forma separada y al margen de las preocupaciones y los problemas de la gente sobre la tecnología”, explica Heather Shaw, autor del estudio y profesor de psicología en la Heather Shaw of Lancaster University. “Estas relaciones entre la salud mental y la tecnología suelen hacerse siempre a posteriori”. 

Para llevar a cabo la investigación, los investigadores estuvieron sopesando diferentes formas de medir y cuantificar el uso del smartphone. Con ese fin crearon una escala de uso problemático del smartphone, mediante la cual fueron capaces de medir los sentimientos subjetivos y los hechos objetivos relacionados con el tiempo de uso de las pantallas.