Quantcast

De Freddie Mercury a Conchita Wurst: famosos que han tenido que luchar contra el Sida

Desde 1988, el 1 de diciembre se celebra en todo el mundo el Día Mundial del Sida, que fue el primer día dedicado a la salud en todo el mundo. Desde entonces, y van ya más de treinta años, se utiliza esta fecha para que los distintos organismos de las Naciones Unidas, los Estados, las empresas y la sociedad civil se unan para concienciar sobre esta enfermedad y la visibilización de sus consecuencias. 

Tal y como dice la agencia especializada de la ONU sobre el Sida, esta fecha sigue “siendo tan importante hoy como cuando empezó, y continúa recordando a la sociedad y a los Gobiernos que el VIH no ha desaparecido. A día de hoy es fundamental aumentar la financiación para la respuesta al sida. También es esencial que la sociedad en su conjunto tome conciencia de cómo el VIH afecta la vida de las personas, para que de este modo podamos poner fin al estigma y la discriminación”. Pero en un mundo como el nuestro, reconozcámoslo, esa tarea la cumplen más y mejor los famosos que han sufrido y sufren la enfermedad que las agencias gubernamentales. Estos son algunos de los rostros del cine, la música o el entretenimiento que conocen muy de cerca el VIH. 

Rock Hudson

sida

El actor Rock Hudson tuvo la valentía y el coraje de ser de los primeros personajes públicos en hablar sin tapujos y reconocer su enfermedad. Hudson fue uno de los actores míticos de la época dorada de Hollywood, los años 60 y 70, y apareció en películas míticas como El intérprete de Gigante, El cielo para dos o Lo que el cielo nos da. Un día, en 1985, Hudson se desmayó en su habitación del Hotel Ritz de París y decidió contar lo que le pasaba. 

“No estoy feliz por tener sida, pero si estas palabras pueden ayudar a otros, al menos sabré que mi desgracia tiene un valor positivo”, escribió el actor. Por aquel entonces la enfermedad aún era muy poco conocida, y ser enfermo suponía un gran estigma social. Cabe recordar que, para la mayoría de la población, y siguiendo el discurso que se presentaba en los medios, el Sida era cosa de homosexuales y heroinómanos.