Quantcast

La trágica historia de Elena Cañizares: por qué se ceban con sus compañeras en Twitter

Esta pandemia está afectando gravemente a la salud de las personas, pero también a la mental. El personal anda algo saturado con tanto encierro en casa, con eso de que nos quiten los bares de tanto en tanto, y no todo el mundo sabe gestionarlo de la misma manera. Que se lo pregunten si no a Elena Cañizares.

Durante la tarde del domingo y todo el día de ayer se hizo viral en redes sociales la historia de Elena, una estudiante de enfermería que dio positivo por Covid-19 y a quienes sus compañeras de piso querían echarla sin compasión del inmueble que compartían. Al menos hasta que la opinión popular se lanzó encima de ellas por la falta de empatía.

Elena Cañizares Aparicio había denunciado este pasado domingo en un hilo de Twitter que estaba siendo víctima de un caso de discriminación por parte de sus compañeras de piso. La chica, natural de Almagro, les comunicó que estaba contagiada. Desde entonces, las otras tres muchachas con las que vivía en un piso de estudiantes en Ciudad Real empezaron a hostigarla para que se marchara de él. Superada, y sin saber que hacer, la estudiante comenzó a publicar los pantallazos y audios de una conversación que rozaba el esperpento.

El apoyo desde entonces fue constante, muchas marcas comerciales quisieron aprovechar el tirón mediático para ponerse al lado de la chica y tener detalles con ella… pero lo más espectacular estaba por llegar. Ayer por la tarde llamaron a Elena para ofrecerle el mejor regalo que podían darle en este momento. Para quedarse de piedra: alguien le estaba ofreciendo alojamiento e Internet gratis durante un año. La jornada fantástica de Elena acabó con su aparición en un mediático ‘late night’ de la televisión privada.

La fama de Elena Cañizares la llevó hasta La Resistencia.

FALTA DE EMPATÍA CON ELENA CAÑIZARES

Para ordenar bien la historia tendremos que empezar por el principio. Elena Cañizares, según contó por redes sociales, dijo a sus compañeras que tenía Covid-19 y que estaba obligada a quedarse en el piso que compartían. Probablemente lo habría pillado en las prácticas de enfermería que había estado realizando, pues asegura que solo había tenido contacto -fuera del centro hospitalario- con ellas y con su pareja.

Sus ‘compis’ intentaron convencerla entonces para que se fuera de casa, temiendo el propio contagio y sin pensar en los padres de Elena, que son pacientes de riesgo. De surrealista que fue la conversación, la de Almagro la subió a su cuenta de twitter, audios y pantallazos incluidos.

Primer tuit del hilo que subió Elena Cañizares contando su historia.

“Estás siendo egoísta”, le recriminaban sus compañeras en el colmo del surrealismo. “Tienes coche, con lo que puedes coger tus cosas e irte a casa de tus padres. Así no propagas nada”. Rocío Piso y Ángela Compañera no pensaban en ningún momento que está prohibida la movilidad entre municipios en Castilla-La Mancha. Tampoco que Elena ya no puede moverse del piso durante catorce días y hasta que ellas mismas están obligadas a hacer esa misma cuarentena.

El tono de los mensajes iba tornándose cada vez más agresivo. Llegado un momento Elena les pide -por favor- que sean ellas quienes calienten sus tuppers y quienes se los lleven a la habitación, pero ellas se niegan. Se ofrece a salir ella con doble mascarilla cuando no estén, dejando todo desinfectado, y tampoco. ¿Y para ir al servicio? “Tenemos dos baños, somos 4, les digo que iría al baño con -otra vez- doble mascarilla, desinfectándolo todo, etc…”, explicaba Elena Cañizares en el hilo.