Quantcast

Cómo hacer leche evaporada casera con pocos ingredientes

La receta de leche evaporada casera es perfecta para ponerla en cualquier postre convencional. Esta consigue condensar en una sola cucharada lo mejor de este producto lácteo. Al contrario que la condensada que conserva una textura contundente y un grado de dulzor elevado, en este caso, lo que consegues es eliminar toda el agua que contiene.

Va a ser mucho más intensa y nos ofrecerá de forma especial todas las buenas propiedades de este alimento. Atrévete a darle más consistencia a esos postres y salsas caseros que tanto te gustan así que mira cómo hacer este tipo de alimento.

¿Para qué sirve?

Cómo hacer leche evaporada casera con pocos ingredientes

Es muy útil a la hora de cocinar salsas, cremas y postres, pues les otorga una textura muy suave y potencia su sabor. En el caso de la repostería, es excepcional el aporte de este producto. Le da un toque distinguido a todo lo que toca. Un buen ejemplo son los bizcochos, los flanes o las gelatinas de leche, que presentan un interior más cremoso y gustoso.

Como ves, este tipo de leche al final es solo una leche reducida pero que realmente es excelente. Esa leche reducida, evaporada o concentrada, como la quieras llamar, potencia su sabor y nutrientes, es decir, los concentra. El provecho que le puedes sacar en la cocina a esto es muy grande y podrás mejorar todas tus recetas, ya sean de cremas, salsas o postres.

Coge la leche

Cómo hacer leche evaporada casera con pocos ingredientes

La verdad es que la leche evaporada casera es mucho más fácil de preparar de lo que crees. Ten en cuenta eso sí que tiene que haber una buena materia prima. En este caso, las proporciones son que por cada litro de leche entera, obtendremos 400 ml de leche evaporada. Como utensilio, además de la leche, necesitarás una cacerola ancha para poder remover con facilidad. Otras personas hacen esta receta prepararando leche en polvo y mezclándola con agua o en el proceso de cocción le agregan algo de mantequilla.

Lo primero que tienes que hacer es colocar la leche en la cacerola, es importante que esta tenga un tamaño adecuado. Dentro de este proceso, la idea es que empiece a hervir para poder ir removiendo con cuidado con la mayor facilidad posible.