Quantcast
lunes, 28 noviembre 2022 8:48

Pochettino y Valverde, las nuevas pesadillas de Koeman y Zidane

Los nombres de Ernesto Valverde y Mauricio Pochettino están sobre la mesa de las noticias más destacadas de los últimos días. Ambos entrenadores, actualmente sin equipo, podrían ser la gran alterantiva para ocupar puestos importantes de cara al fútbol español, sobre todo en lo que tiene que ver con Koemn y Zidane y los clubes del Real Madrid y FC Barcelona.

En su caso, se ha conocido que el entrenador argentino es una pieza importante para Zidane, ya no solo porque puede ser un claro sustituto a su puesto en el banquillo blanco, sino porque podría hacer de él un gran enfrentamiento en liga. Aquí con el Athletic de Bilbao como claro pretendiente de Pochettino. Por otra parte, Ernesto Valverde estaría bien relacionado en estos momentos para acomodarse dentro del Manchester United. Lo repasamos.

Valverde buscará llevarse a piezas del FC Barcelona para la Premier

Si bien Mauricio Pochettino puede ser una verdadera amenaza para el banquillo de Zidane y del Real Madrid, Ernesto Valverde también podría serlo en un cruce con el que fuera su anterior equipo, el FC Barcelona. Esta vez con Koeman enfrente del cacereño.

Y es que el Manchester United tampoco mira con malos ojos la opción de que Ernesto Valverde ocupe el logur que hoy tiene Solskjaer si finalmente su primera opción (Pochettino) no se decide por los ‘diablos rojos’. En este aspecto, Ernesto Valverde sí que esperaría a los del Manchester United.

Por las últimas informaciones nos señalan que al FC Barcelona se le haría raro por partida doble tener que enfrentarse a Ernesto Valverde. Ya no solo en un posible encuentro sobre el césped como rival, sino también en aspectos de fichajes. Porque el ex-culé está abierto a negociar para que Antoine Griezmann sea su jugador rojo y aterrice en la Premier, un lugar en el que cree que el francés puede estar más que cómodo. También buscaría a Dembélé, que no está agusto con Koeman, y a Leo Messi, quien acaba contrato en junio. ¿Se convertirá en la pesadilla culé?