Quantcast
sábado, 22 enero 2022 23:06

Iban para estrella y son unos ‘pufos’: Jesé y otros futbolistas acabados

Cada vez es más frecuente que las estrellas del fútbol empiecen a despuntar cada vez más jóvenes. Leo Messi, Kylian Mbappé, Cristiano Ronaldo o tantos otros fueron solo unos pocos de la gran cantidad de buenos jugadores que estallaron con poca edad. Sin embargo, al mismo tiempo, hay que saber controlar esa carrera y que, como le pasó a Jesé, no siempre se termina como se empieza.

Y, en ciertas ocasiones, son muchos los jugadores que nos las prometieron muy felices y han acabado muy lejos del rendimiento que se les presumía. El caso de Jesé es bien conocido (destacó en la cantera del Real Madrid y subió al primer equipo con 21 años), pero también hay otros nombres que fueron muy sonados entonces y que ahora son las sombras de lo que auguraban. Los conocemos.

Deilson Oliveira, un paso como Jesé: el precio de su fichaje pesó más que su carrera

Denilson Oliveira, Betis, Jesé

Junto a Jesé, y un caso conocido para el canario y para los béticos, nos encontramos con Denilson Oliveira, un brasileño que se presentaba como el futuro del fútbol en su país por su gran juego y brillantez. Meses antes de desembarcar en Sevilla, con 20 años, Denilson se había proclamado con Brasil campeón de la Copa América y de la Copa Confederaciones.

Por lo que el Real Betis vio la oportunidad fantástica para hacerse con el jugador. Tanto, que se hizo con él procedente del Flamengo por una cuantiosa cantidad para los años del 1998, en el que los verdiblancos con Manuel Ruiz de Lopera, desembolsaron 5.300 millones de pesetas, unos 32 millones de euros al cambio, adelantándose a muchos otros equipos de Europa.

Sin embargo, la jugada no fue del todo redonda, ni mucho menos. Allí, convirtiéndose entonces en el fichaje más caro del mundo, el precio de su llegada pesó más que su juego, y el brasileño tiró por la borda una carrera que prometía ser brillante a sus 21 años. Antes de marcharse del Villamarín, con 28 años, era traspasado al Girondins de Burdeos, en una cuesta abajo futbolística que continuó intercalando Ligas exóticas con clubes de su país.